La piscina con mayor atractivo del parque no sirve. (Foto Arturo Rodríguez)

Darío Sánchez García || [email protected]

Lo que hacen a diario las encargadas del Parque Hidrotermal de Aguas Calientes, en Diego Ibarra, es vislumbrar un complejo turístico de calidad y orgullo del estado, pero sus anhelos se frustran por la indolencia de los gobiernos municipal y regional con respecto al sitio.

El deseo de superación para explotar el potencial del parque ha resultado insuficiente para María Eugenia Belmonte, Yesmeri Castillo y María Castillo, encargadas del lugar mediante resolución municipal.

La piscina con chorros a propulsión con efectos de masaje, principal atractivo del complejo, está inoperativa. A esta unidad se suma el parque infantil deteriorado, la sala de fisioterapia y recuperación inconclusa y las regaderas que no funcionan.

Nada es lo que debería ser en un cien por ciento. Carnaval y Semana Santa son las temporadas en las que el parque debe ser un lugar de interés, igual o superior a las aguas termales de Las Trinchera, pero la autogestión no pudo conseguir ese propósito para el pasado asueto, advirtió María Belmonte.

Es una lástima que después de todas las inversiones el complejo exhiba una triste realidad. Parece que al gobernador no le gustara el turismo, al menos no en Aguas Calientes, protestó la encargada.

Yesmeri Castillo indicó que el Frente Müller Rojas prometió en julio de 2014 invertir nuevos recursos para recuperar las áreas inoperativas y corregir las fallas del parque.

La promesa cumplirá un año en cinco meses. Aquí seguirá vigente la realidad que no se compondrá con magia, reclamaron las encargadas. Con esa atención debería dar el salto de calidad que la población espera por más de 20 años.

Pese a todas las deficiencias a la que se suma el pobre servicio de vigilancia policial, las familias asisten al complejo abierto desde las 9 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde.

Las dos encargadas interpretan que con el complejo en perfectas condiciones se convertiría en una real referencia turística de Carabobo y del país.

Las aguas manantiales con más de 30 años de existencia son utilizadas para fines terapéuticos. Ayudan a aliviar dolores de reumatismo, mejorar la artritis, combatir el estrés y sirven también para fines estéticos.

El baño de estas aguas aumenta la temperatura del cuerpo, elimina gérmenes, virus e incrementa la presión hidrostática, por lo que aumenta la circulación sanguínea y la oxigenación.

Este aumento en la temperatura ayuda a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo, de acuerdo con lo explicado por el doctor Yuko Agishi, en una página especializada en Internet.

Comunidad Pide Atención

La comunidad de la parroquia Aguas Calientes desea que su sitio referencial en Carabobo sea recuperado por la administración local o por la gobernación del estado.

Consideran que el mensaje que ambos organismos envían con el abandono del lugar es desinterés y desidia para el sector turístico del municipio.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.