COMPARTE


El Ejecutivo regional realiza abatizaciones preventivas. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Beatriz Oliva / Basyl Macías

En el Aeropuerto Internacional Arturo Michelena (AIAM), de Carabobo, aparentemente no se ha comenzado a implementar ningún tipo de control contra el virus Chikungunya. Las aerolíneas solo entregan folletos preventivos para los viajeros.

Según testimonios de pasajeros, el folleto es entregado cuando embarcan el avión hacia Carabobo. Les piden los datos como número de teléfono y ubicación. No hay ningún funcionario del Ministerio de Salud ni trabajador del aeropuerto que se encargue de pedir el formato.

A los viajeros les resulta inconcebible que en el aeropuerto no se preocupen, ni se toman medidas contra el virus. Consideran que los funcionarios han sido un poco reservados con este tema. Presumen que es para no alarmar.

Una señora que prefirió conservar el anonimato, decidió preguntarle a uno de los trabajadores, quien le indicó que no han recibido instrucciones por parte del Ministerio de Salud, sin embargo, están pendientes de atacarlo.

Pese al panorama descrito por los pasajeros, María Auxiliadora Rangel, epidemiólogo regional, a través de nota de prensa indicó que en los aeropuertos cada vuelo proveniente de las islas del Caribe es monitoreado, se pregunta por el estado de salud de todos los pasajeros, se les hace un interrogatorio antes del desembarco y pide que llenen un cuestionario. “Si alguno de los pasajeros da muestras de síntomas relacionados con el virus, como fiebre alta y dolores en las articulaciones, es remitido al centro de salud más cercano al terminal aéreo o marítimo, donde se le toma una muestra de sangre, para luego iniciar el tratamiento que permita, en un lapso no mayor de tres días, superar el cuadro sintomático”.

Hasta la fecha Insalud ha confirmado dos casos de chikungunya en Carabobo. De cinco posibles contagios solo un par fue certificado por el Instituto Nacional de Higiene en Caracas. Se trata de dos hermanos que viajaron a República Dominicana y que viven en la urbanización Campo Alegre, de Valencia.

Los hombres, de 43 y 31 años se encuentran fuera de peligro. Guardan reposo como parte del tratamiento de la enfermedad que se ha extendido por toda América, especialmente en los países del Caribe.

En Carabobo, gracias a la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Ministerio de Salud e Insalud, se han realizando esfuerzos en materia de diagnóstico y detección temprana de casos sospechosos del virus, así como la elaboración de guías para la prevención, capacitación y distribución de insumos de laboratorio.

Según nota de prensa, la Dirección Regional de Salud se mantiene activa con la vigilancia epidemiológica y efectúa tanto las nebulizaciones intradomiciliarias como las peridomiciliarias, con especial énfasis en las comunidades donde se han reportado las denuncias, para crear cerco que evite la propagación del virus.

El chikungunya es una fiebre viral transmitida por los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus, también portadores del dengue. El nombre es de origen kimakonde y significa enfermedad del hombre retorcido por el fuerte dolor articular que padecen las personas al contraerla.

Los síntomas de este mal son fiebre alta, dolor de cabeza, en las articulaciones y músculos, de forma constante. Las complicaciones son más frecuentes en niños menores de 1 año y en los mayores de 65 años, con enfermedades crónicas como: diabetes e hipertensión.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.