COMPARTE

Sara Pacheco

La arbitrariedad se manifestó a través de los guardianes del
pueblo. Un grupo de periodistas de diferentes medios de comunicación, fue
agredido física y verbalmente por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana
(GNB)
, en lo que queda de la comunidad Brisas del Hipódromo.

En horas de la mañana periodistas de Televen y Venevisión,
este último conformado por Lisoleth García y el camarógrafo Carlos Bermúdez,
reunieron declaraciones de varias personas del sector, quienes denunciaban la
destrucción de sus viviendas, muchos sin la posibilidad de recuperar sus
enseres.

Pasados unos 40 minutos, un presunto sargento dio la orden
al camarógrafo de detener la grabación. Acto seguido unos 20 uniformados le
quitaron su equipo mediante forcejeos. Los vecinos de Brisas del Hipódromo
intentaron evitar la acción interponiéndose.

Uno de los residentes, Ronald Villalba, introdujo al
periodista a su rancho, sin embargo la GNB logró ingresar llevándoselo detenido
al destacamento de seguridad urbana, situado dentro de la ciudadela Hugo
Chávez, dejando a Ronald fuertemente golpeado. Los efectivos dispersaron a los
presentes con disparos al aire.

Hay una agresión fuerte con la gente del barrio. Por
defender a uno de sus compañeros periodistas me golpearon. Me tumbaron la cerca
para sacarlo. Quedé inconsciente, cuando reaccioné estaba dentro de mi casa,
relató Villalba.

Comunicadores de El Carabobeño estaban en el sitio recabando
más información. Mientras la periodista indagaba lo ocurrido, el reportero
gráfico Rafael Freites y el conductor Ángel Yamarte fueron retenidos
preventivamente y trasladados a la entrada de Ciudad Plaza, otro urbanismo
cercano. Se les solicitó documentos y el vehículo fue revisado minuciosamente.
Luego de unos 30 minutos fueron liberados. Durante el desalojo también fueron
agredidos periodistas de El Nacional y TV Venezuela.

Entre la mentira y el temor

Unos 280 ranchos fueron derrumbados, afirmó Wilfredo
Benítez, miembro del consejo comunal. Lo que resonó como una entrega más de la
Operación de Liberación del Pueblo (OLP) es para los habitantes, una cortina de
humo que justifica el desalojo arbitrario. “Dicen que somos reinvasores, aquí
hay casas de bloques, tú no levantas una obra así en seis meses”. Desde el
pasado 23 de julio, el mismo cuerpo de seguridad removió la electricidad en
todo el sector, acción que le da más fuerza a su teoría.

Dos muchachos estaban limpios en antecedentes, ahora
aparecen con delitos de robo, extorsión y droga, detalló Benítez. Calificó como
falsas los balances del operativo. “Aquí no existían ningunas bandas”.

Pasadas las 3 pm, camiones de mudanza seguían saliendo de
Brisas del Hipódromo. Dentro, rostros de desesperanza. Quienes no tienen sitio
a dónde ir se mantendrán en lo que algún día fueron sus hogares hasta recibir
respuesta concreta por parte de la directora general de Fortalecimiento
Popular, Yur Briceño o el gerente Corporativo de Desarrollo Social de Pequiven,
Daniel Márquez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.