COMPARTE

EFE

Un humilde perro mestizo que acompañó las movilizaciones de
los líderes cívicos de la ciudad boliviana de Potosí (suroeste) se ha
convertido en el ícono de esas protestas y sumó este lunes más de 23.292 seguidores en la red social Facebook.

El can, bautizado como Petardo, se unió a las movilizaciones
durante la caminata de los dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo)
hacia La Paz a principios de julio, explicó a Efe por teléfono el presidente de
esa entidad, Jhonny Llally.

Según Llally, el perro apareció por primera vez cuando los
manifestantes llegaron al pueblo de Caracollo, a 193 kilómetros de La Paz, en
la región andina de Oruro (oeste), aunque su acompañamiento era esporádico.

“Desde ahí va caminando con nosotros, pero aparecía y
desaparecía. Al llegar a la tranca de La Paz ya estuvo permanentemente en la
marcha y no se separó hasta la culminación (de las movilizaciones)”,
indicó.

Petardo lleva ese nombre porque, a diferencia de otros
perros, no salía corriendo ante los estallidos de petardos y cargas de dinamita
escuchados a diario en las protestas callejeras de la delegación de Comcipo en
La Paz en las últimas cuatro semanas.

El perro participó en todas las marchas y aguantó junto a
los manifestantes el gas lacrimógeno y los chorros de agua a presión con que la
policía boliviana les dispersó varias veces, según mostraron medios locales y
fotografías compartidas en las redes sociales.

La delegación de Comcipo retornó el jueves a Potosí tras
haber fracasado en La Paz en su intento de alcanzar acuerdos con los ministros
del presidente Evo Morales sobre 26 demandas de desarrollo para su región. Y
con ellos se fue Petardo.

Los líderes cívicos potosinos fueron recibidos en su tierra
como héroes por decenas de miles de personas que también se rindieron ante los
encantos del perro, vestido con un chaleco rojo y un collar con su nombre
grabado en una pequeña placa en forma de hueso.

La fama del animal trascendió en Facebook, donde la página
“Petardo: Potosino y Federalista”, creada hace una semana, registra 23.292 “me gusta” y una infinidad de comentarios halagándolo por su
lealtad con la causa potosina.

La huelga y los bloqueos de carreteras registrados desde el
6 de julio en Potosí para exigir atención a las demandas de desarrollo regional
tuvieron el viernes una pausa de doce horas para que los habitantes de esa
ciudad andina puedan abastecerse de alimentos y retiren dinero de los bancos.

También se permitió el paso de centenares de autobuses y
camiones que estuvieron parados durante 26 días en la ciudad, aunque hoy se
volvieron a activar la huelga y los cortes de rutas.

Los dirigentes de Comcipo se reunirán en las próximas horas
para definir nuevas acciones.

Los potosinos exigen plantas hidroeléctricas, tres
hospitales, más carreteras, fábricas de vidrio y cemento, un aeropuerto
internacional y la preservación del Cerro Rico, deteriorado por la minería,
entre otras demandas.

El presidente Morales y sus ministros han descalificado
varias veces a los dirigentes potosinos y pusieron en duda su legitimidad
asegurando que la protesta es alentada por la derecha boliviana, que busca
promover un movimiento federalista.

Esa denuncia fue rechazada por los líderes cívicos que
abanderan su lucha contra la pobreza de la región (30 % en la ciudad y 67 % en
el campo) como la razón de la huelga general, similar a otra en 2010 que llegó
a 19 días.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.