COMPARTE


Las quejas persisten. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Dayrí Blanco

María Álvarez se apegó a la programación. A las 5:10 am del martes llegó a Imgeve donde debían atenderla según el terminal de su número de cédula. Pero no fue así. Tres horas más tarde le indicaron que debía volver el próximo martes.

Ya los números habían sido entregados y ella aún no ha logrado comprar la lavadora que necesita y por la que en cinco oportunidades ha acudido a ese establecimiento desde que arrancó el plan Mi Casa Bien Equipada. En Traki del centro comercial Metropolis y de la avenida Bolívar no tuvo suerte. En Daka tampoco ha podido acceder al programa.

Las quejas persisten. Quienes también regidos por su documento de identidad van a Traki, pasan el día ahí sin la garantía de comprar electrodomésticos. La mercancía no llega con regularidad. Y aún existe la larga lista de personas que desde hace tres semanas esperan por neveras.

En Daka las denuncias de corrupción y desvío de mercancía se han incrementado. Clientes que le correspondían comprar el martes, como a Luis Mejicano, quien durmió desde el viernes hasta el lunes en el Parque Recreacional Sur para que le asignaran la cita, fue testigo de tres ventas ilegales de cupos.

Con ticket en mano hay personas que se dedican a negociarlos por 10 mil bolívares. La gerencia de la tienda había advertido que cada lunes, en la repartición de números, se observa a un grupo de personas que repite todas las semanas. Hacen la cola y al momento del registro en el sistema ceden su puesto a otros, a quienes presuntamente les pagan para concretar el negocio.

El coordinador regional de la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), aseguró que se cuenta con inventario suficiente para abastecer las necesidades de los carabobeños, no solo por diciembre, sino durante todo el 2015. Según señaló, se está trabajando para la reactivación de Mi Casa Bien Equipada en la red de Abastos Bicentenario, Mercal y Pdval.

Este martes las tiendas IVOO y Daka suministraron productos y electrodomésticos a personas por orden de llegada, o mediante la entrega de tickets en diferentes zonas de la Gran Valencia.

Licuadoras a 700 bolívares se estaban vendiendo en IVOO, según una de las personas que tenía más de tres horas de espera. Hacen falta funcionarios de seguridad, agregó. La causa de este comentario fue el desorden propiciado por algunos de los compradores quienes querían entrar mediante la fuerza, para poder adquirir el electrodoméstico.

Porteños entre largas colas

Caos y largas filas de hombres, mujeres con niños y ancianos se evidenciaron este martes en Puerto Cabello, en diferentes establecimientos comerciales donde expendieron harina de maíz, leche y productos de aseo personal. Las caras de preocupación ante el desabastecimiento se repiten en cada una de las personas que pasa hasta más de 13 horas esperando para ser atendidas.

La desesperación ganó terreno al civismo cuando varias personas que intentaban comprar pañales desechables entre otros productos de aseo personal en el estacionamiento de Farmatodo, se fueron a las manos. No se respetaron los números entregados a quienes llegaron desde temprano, lo que alteró el ánimo de las más de 200 personas presentes.

Con información de Luis Felipe Hernández y Cindy Rodríguez Terán



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.