COMPARTE

Dayrí Blanco

 

Nada ha sido suficiente. Ni los racionamientos iniciados en
2010, el proyecto de siembra de nubes, el plan Banda Verde ni el más reciente
denominado de Administración de Carga. Tampoco la promesa de los 100 días del
entonces ministro, la creación de un estado mayor, el decreto de emergencia
eléctrica, ni apuntar al derroche de energía como responsable de la crisis. La
realidad es que no hay nada que haya hecho el Gobierno para incrementar la
generación. Sólo se es capaz de producir el 70% de la necesidad nacional.

38 mil millones de dólares fueron destinados para aumentar
la producción de megavatios en las termoeléctricas, y no se han dado. Las
plantas apenas trabajan al 40%. Junto al Guri, el país cuenta con 16 mil 800
megavatios diarios de los 23 mil 770 que necesita, pese a que desde la Oficina
de Operación de Sistemas Interconectados, se advirtió hace cinco años que el
crecimiento anual de la demanda es de 7%, lo que equivale en 17 años a un
incremento de 119%.

La capacidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) es de 23
mil 670 megavatios entre los 14 mil 630 que es capaz de producir el parque
hidráulico y los nueve mil 40 del térmico. Lo que quiere decir que trabajando
al 100% no existieran fallas en el suministro. Pero la falta de mantenimiento y
actualización de equipos ha sido determinante.

Sistema descuidado

En 2008 la crisis ya se ventilaba. Desde el Ejecutivo se
admitió que el 79% de las termoeléctricas tenían más de 20 antigüedad, y el 30%
estaba en condición de indisponibilidad.

De acuerdo a un estudio realizado por ingenieros como Miguel
Lara, Gustavo González, Jorge Pirela, Iñaki Royusse y Víctor Poleo, la planta
eléctrica Termo Bachaquero del Zulia que inició en 2007 y debió estar lista en
2011 sigue sin producir un solo megavatio. Obra en la que se han invertido, más
de tres mil millones de dólares. La Pedro Camejo de Valencia produce solo 150 megavatios
que es la mitad de su capacidad, y la Josefa Camejo de Punto Fijo opera a una
tercera parte de 450 MV.

Planta Centro, la más grande de Latinoamérica, no se ha
logrado recuperar. Sus cinco turbinas están detenidas y no se han construido
ampliaciones de la red troncal de alta tensión, que es la que transporta la
energía desde el Bajo Caroní a los mercados eléctricos del Oriente,
Centro-Norte y Occidente del país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.