COMPARTE


El portugués integró el programa de pilotos jóvenes de Red Bull. (Foto AFP)

EFE

El portugués Antonio Félix Da Costa (Amlin Aguri) estrenó su palmarés en la Fórmula E al ganar la cuarta prueba del campeonato de motores eléctricos, disputada este sábado en la pista urbana de Puerto Madero de Buenos Aires, en la que el español Jaime Alguersuari (Virgin) acabó cuarto.

Da Costa, nacido hace 24 años en Lisboa, y que también disputa el DTM, el campeonato de turismos alemán, se impuso por delante del francés Nico Prost (e.Dams), hijo del cuádruple campeón mundial de F1 Alain Prost, que a su vez es su jefe de equipo; y del brasileño Nelsinho Piquet (China Racing), vástago de Nelson, otra leyenda de la categoría reina del automovilismo, en la que logró tres títulos.

El portugués integró el programa de pilotos jóvenes de Red Bull y hace dos temporadas fue firme candidato a ocupar una plaza en Toro Rosso, para la que también sonaba el nombre del español Carlos Sainz, hijo, y que finalmente fue para el ruso Daniil Kvyat.

Con enorme deportividad, el luso indicaba en Putrajaya (Malasia), donde debutó en la categoría eléctrica, que este año no era el suyo y que le deseaba el volante a ‘Carletes’, por cuya elección ratificó de nuevo a Efe su alegría en tierras argentinas. Donde este sábado puso fin a sus problemas al ganar una prueba emocionante y en la que no tomó el liderato hasta el tramo final, para convertirse en el cuarto ganador en cuatro carreras de un certamen que sigue liderando el brasileño Lucas di Grassi (Audi Sport ABT), que abandonó en Argentina tras accidentarse cuando se le rompió una suspensión.

El suizo Sebastien Buemi (e.dams), que venía de ganar la última prueba, en Punta del Este (Uruguay), en diciembre, había sido el más rápido durante toda la jornada, en la que marcó el mejor tiempo tanto en el primer, como en el segundo entrenamiento libre, antes de firmar la ‘pole’ en la calificación, que se disputa en cuatro tandas de cinco coches, que ruedan durante diez minutos.

El suizo, campeón del mundo de resistencia el año pasado, cubrió los 2.440 metros de la pista urbana de Puerto Madero en sólo 27 milésimas menos que Alguersuari, que pasó de repetir séptimo tiempo en ambos ensayos libres a compartir primera fila con Buemi, que se embolsó con su ‘pole’ tres puntos, en un campeonato que puntúa igual que la F1, con la anterior salvedad y la de la vuelta rápida, que añade dos. Esta vez fue para el inglés Sam Bird (Virgin), séptimo en Argentina, por detrás del brasileño Bruno Senna (Mahindra) y del francés Jean-Eric Vergne (Andretti), que le ‘arruinó’ el podio al barcelonés, que acabó sin alerón trasero y con una rueda tocada.

La calificación acabó pronto para el italiano Jarno Trulli, jefe del equipo que lleva su nombre, que se accidentó y tuvo que tomar la salida desde el fondo de la parrilla, en la cuarta carrera de un certamen de coches idénticos, un modelo Spark-Renault SRT-01E con cinco marchas, que el ex compañero de Fernando Alonso no acabó.

Buemi hizo una buena salida, en la que el alemán Nick Heidfeld (Venturi) -que salía tercero y acabó noveno, por delante del otro español, Oriol Serviá (Dragon)- rebasó a Jaime. Di Grassi empezó muy rápido y del quinto en parrilla, pasó a ser segundo en sólo catorce vueltas. Hasta que sufrió el mismo problema que el indio Karun Chandhok (Mahindra Racing), causante de la entrada en pista del coche de seguridad. que rodó de las vueltas 17 a 22.

Tras la retirada del ‘safety’, cuando todos los contendientes cambiaron de coche, el helvético se equivocó en la ‘chicane’, golpeó su monoplaza contra el muro y perdió toda opción. Di Grassi -con Heidfeld segundo y Da Costa tercero- empezaba a pensar en el título al beneficiarse de la retirada de Buemi, aplaudida en el box de ABT, pero sólo dos giros después, rompió suspensión en idéntico lugar. Y acabó su actuación

Da Costa fue consistente, Heidfeld -que a falta de cinco vueltas era líder- fue sancionado con un pase por garajes (“drive through”) y el caballero portugués se hizo con la victoria en una gran jornada para su equipo, el Amlin Aguri, con el que el mexicano Salvador Durán acabó octavo en su segunda carrera eléctrica.

En un campeonato auspiciado por la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y cuyo mandamás es el español Alejandro Agag. Que se unieron, justo antes del arranque, a los pilotos y jefes de equipo en el minuto de silencio que se guardó en la calurosa Buenos Aires en memoria de las víctimas de los ataques terroristas de esta semana en París.

El ecuador del campeonato eléctrico se atravesará el próximo 14 de marzo en la localidad estadounidense de Miami (Florida), que albergará la quinta de la nueve pruebas que coronarán al primer campeón de esta categoría, el próximo mes de junio, en Londres.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.