COMPARTE

Sara Pacheco

Ana María Quintero ha sufrido el mismo padecimiento desde
una edad muy temprana. Cada vez que llueve el agua inunda su hogar, en el
callejón La Alcantarilla de barrio Central, parroquia Candelaria. Hoy día tiene
42 años, pero recuerda con extrema claridad como una vez cuando solo contaba
con 10 años, como el agua le llegaba a la cintura. Ese día su familia perdió
todos los enseres.

“Tiene años así. Tenemos que vivir en estas condiciones
a pesar que vivimos con niños”, explicó Quintero mientras con una pala
intentaba limpiar la enorme cantidad de barro en la calle frente a su hogar.
Terminada la conversación y con la ayuda de una vecina, empezaron a llevar
escombros y basura en una carretilla.

Hubo lluvia por quince minutos. Bastó para que los barrios
La Guacamaya y Central despertaran entre lodo y basura. En medio de las dos
comunidades existen dos caños de 1500 metros de largo, ninguno ha recibido
mantenimiento por parte de la Alcaldía de Valencia desde hace más de un año. La
maleza y basura merman con el agua fluvial, lo que quedó en el callejón frente
a la residencia de Ana María, fue todo lo que arrastraron los caños.

“El cinco de febrero de este año, pedí a través de un
oficio, la limpieza de ambos caños y del sistema de alcantarillado del barrio
al Instituto Municipal del Ambiente. No recibí ninguna respuesta. Ellos esperan
a que ocurra una tragedia para actuar”, sentenció Oswaldo Rodríguez,
miembro del consejo comunal.

No solo las casas se ven afectadas. La fuerte corriente se
une frente a la única escuela de la zona, “San Miguel Arcángel”. “Se construyó
una puerta de emergencia para que los niños pudieran salir en caso de lluvia”.

La culpa no solo es atribuida al órgano municipal, varios
vecinos comentaron que la inconsciencia de algunos habitantes ha empeorado
todo. Muchos arrojan la basura tanto en la calle como dentro de los canales, lo
que influye en la obstrucción del sistema de drenaje. Sin embargo, la solución
de acuerdo a Rodríguez es la canalización con gaviones, obra que compete a la
municipalidad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.