Para la industria aceitera es imposible competir en un
mercado donde el Gobierno importa a una tasa preferencial de 6,30 bolívares. El
precio del crudo de palma cosechado en tierras criollas con amplias
posibilidades de abastecer la necesidad del consumo interno, está 500% por
encima del que se compra en el exterior.

En Carabobo, Yaracuy, Monagas y, sobre todo, en el sur del
lago de Maracaibo, existen alrededor de 60 mil hectáreas de aceite de palma
sembradas que en su mayoría suele irse al mercado colombiano, donde lo pagan a
un costo más atractivo y es aprovechado en fábricas de alimentos.

Saúl Hernández, presidente de la planta de Puroleína en
Tinaquillo, perteneciente al Grupo AB, detalló que se trata de un insumo que
hay pagarlo al precio que pide el productor porque si no lo compran en la
frontera, y la idea de este conglomerado de unas 33 pequeñas y medianas
industrias (Pymi), es trabajar con materia prima 100% nacional y con maquinaria
elaborada en el país para evitar la dependencia de dólares. (DB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.