COMPARTE

Luisa Quintero

Las dificultades para tramitar un documento dentro del Registro Mercantil Segundo son evidentes. Los usuarios deben pasar horas dentro de un espacio pequeño, sin aire acondicionado, sillas y con retrasos por culpa del sistema, por lo que introducir un documento personal o de cualquier empresa puede tardar hasta dos días, detalló el usuario Alexis Gallardo.

Los funcionarios dentro del registro realizan un trabajo adecuado pero la última semana se ha prohibido el suministro completo de información sin razones aparentes, explicó Gallardo. Los usuarios debemos hasta comer en el piso para no perder el trámite. Además se debe llegar desde tempranas horas de la madrugada, con temor a la inseguridad, para ser atendido con rapidez.

El funcionamiento del registro decayó de forma sustancial desde hace una semana, debido a la suspensión del registrador Rafael Atahualpa, indicó la abogada Jeimy Salas durante una protesta en las instalaciones del registro. Fue acusado de maltrato al personal y los usuarios, lo cual es mentira. Del antiguo registrador se recibió un trato preferente y solicitaba las inquietudes de todos los visitantes.

El sistema de atención y solicitudes debe ser mejorado para evitar la permanencia durante tantas horas de los usuarios, manifestó Jerry Berdugo. No se justifica que una persona tarde mes y medio tratando de hacer una modificación para una empresa personal y no se pueda porque no hay sistema y tampoco hay material para entregar los documentos a tiempo. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.