COMPARTE


Señales dañadas y algunas caídas sobre suelo. (Foto José López)

Cindy Rodríguez Terán || [email protected]

Puerto Cabello es proyectado en toda Venezuela como un municipio turístico, donde las personas acuden durante los asuetos para disfrutar de sus playas. Aunque la poca señalización informativa y el deterioro de las vías, se convierten en el primer inconveniente de los temporadistas después de transitar la autopista.

Aproximadamente seis señales informativas repartidas en la autopista El Palito – Muelles cumplen la función de guiar a las personas hasta el destino playero, pero el deterioro de algunas y la mala jugada de la maleza al tapar otras, dificultan el traslado, por lo que muchas veces los conductores terminan solicitando información a los lugareños.

La primera señal de tránsito que se encuentran los foráneos está ubicada en el distribuidor El Palito, donde se indica que las playas están en esa dirección pero no se específica cuántos kilómetros se deben recorrer para llegar, por ejemplo a la playa Quizandal, una de las más visitadas entre los turistas.

Un segundo aviso se encuentra cerca del sector El Faro y posteriormente, los turistas empiezan el recorrido, donde antes de la urbanización Vistamar, una indicación está escondida entre la maleza y donde a penas se puede leer que la playa Patanemo se encuentra a 25, se asume que kilómetros. Desde allí, no hay otra señal que guíe hacia las playas hasta el Distribuidor La Belisa, 9.3 kilómetros.

Afortunadamente, para llegar a los balnearios se debe seguir a lo largo de la autopista porque sino muchas personas se perderían, indicó Andrés Briceño, quien se desempeña como taxista y en más de cinco años ha tenido que guiar a muchos turistas deseosos por pasar un día de esparcimiento en las costas carabobeñas.

Otros destinos

A pesar del deterioro en las indicaciones ubicadas a lo largo de la referida arteria vial, los viajeros que se dirigen a Isla Larga, Gañango e incluso Patanemo llegan por descarte. Pero los surfistas con destino a la playa Waikiki en Cumboto Norte deben preguntar a los transeúntes para acceder a sus grandes olas, así lo denunciaron vecinos de este sector en junio de 2014.

Esta situación se repite en la vía a los balnearios del casco central como Sonrisa y Playa Blanca. No es extraño encontrarse un autobús, con más de 65 personas, atascado en las angostas calles del centro y además tragando flecha porque desconocen cuál es para subir y cuál es para bajar ya que no hay nada que lo indique, comentó el taxista.

Vías en mal estado

Otro problema al que se enfrentan los turistas es el deterioro de las vías que conducen hacia las playas, los huecos dominan el pavimento y la poca iluminación tampoco ayuda a quienes esperan hasta el último momento para despedirse de las costas y emprender el camino a casa.

Aunque la carretera hacia la parroquia Patanemo se prepara para los trabajos de asfaltado, es considerada por propios y foráneos como un camino peligroso. En esta vía que inicia en el poblado de Gañango, abunda la falta de señales porque han sido destruidas o están en el suelo producto de accidentes de tránsito.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.