(Foto EFE)

EFE

El costo global para hacer frente a la emergencia, la transición y la reconstrucción tras la catástrofe que tuvo lugar en el norte de Chile hace dos semanas a causa de un fuerte temporal alcanzará los 1.500 millones de dólares, anunció la presidenta Michelle Bachelet.

Esta partida es superior a la que hizo falta para afrontar el terremoto en Iquique y el incendio en Valparaíso ocurridos hace un año y que fue de 1.200 millones de dólares, precisó la presidenta en un encuentro con corresponsales de la prensa extranjera.

Para financiar este nuevo gasto imprevisto, el Ejecutivo echará mano de los ahorros que Chile tiene procedentes de la ley del cobre y también aplicará un prorrateo de los presupuestos del Estado hasta el año 2018.

“Para el Gobierno la tragedia no va a terminar hasta que los afectados recuperen la normalidad de sus vidas”, aseguró la mandataria.

Además de daños materiales en una área de territorio muy amplia, los aluviones e inundaciones en las regiones norteñas de Antofagasta y Atacama y en el municipio de Vicuña, en la región de Coquimbo, han ocasionado 26 muertos, 137 desaparecidos y cerca de 30.000 damnificados, según el balance provisional.

La destrucción es más grande que en el terremoto del Norte grande y el incendio de varios cerros habitados de Valparaíso ocurridos en abril de 2014. “Por eso estamos calculando al menos 1.500 millones de dólares”, precisó.

“El proceso de reconstrucción será largo y complejo. Habrá que tomar decisiones difíciles, habrá que reubicar a familias por su propia seguridad y dar prioridad a unas obras sobre otras. Este es un proceso difícil en lo humano y lo material”, advirtió.

Tras el encuentro con los corresponsales, la presidenta volvió a referirse durante un acto público a las ayudas a los damnificados por los aluviones del norte.

Al respecto, Bachelet anunció que la próxima semana se otorgará un apoyo financiero a las familias cuyas viviendas presentan destrucción mayor o irrecuperable. Además, el Gobierno entregará subsidios de reconstrucción, de reparación, mensual de arriendo y de acogida para quienes se hospeden con familiares.

Según cifras proporcionadas este miércoles por la jefa de Estado, hay 2.000 viviendas destruidas y cerca de 18.000 con daños de diversa consideración.

“Hemos estimado en 250 millones de dólares lo invertido hasta ahora en afrontar la emergencia más inmediata; pero sabemos que el costo global de la emergencia, la transición y la reconstrucción, en una primera estimación, es que vamos a llegar a cerca de 1.500 millones de dólares”.

Hasta la fecha se han despachado casi 2.300 toneladas de ayuda informó la mandataria, quien explicó que “el gasto derivado del aluvión del norte se financiará con un tercio proveniente de la Ley Reservada del Cobre y dos tercios provenientes de lo que van a ser los ajustes y las leyes de presupuesto 2016 al 2018”.

La presidenta también anunció la reforma de la Oficina Nacional de Emergencia, de acuerdo con el proyecto de ley que el Gobierno envío al Parlamento.

El nuevo servicio contará con “más atribuciones, más recursos y más capacidad”, aseguró.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.