COMPARTE


Interior de la estación Rafael Urdaneta. (Foto @HaimanVzla)

Dayrí Blanco

No fue una buena noticia. Al menos fue recibida con severos cuestionamientos. La aprobación de recursos para mantenimiento de estaciones operativas y culminación de obras de la Línea 2 del metro de Valencia no creó buenas expectativas. Las promesas incumplidas así lo han determinado.

La secretaria de la fundación Un Millón de amigos por el Metro, Esther Montes, señaló que las estaciones Francisco de Miranda, conocida como Cámara de Comercio, y la Rafael Urdaneta, o Rectorado, tienen un avance de obra inferior al 70%. Por eso le es difícil confiar en la promesa de entrega durante el primer cuatrimestre de 2015, del ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas, Haiman El Troudi, quien hizo el anuncio a través de su cuenta en twitter.

Mediante esa red social se conoció la mañana del viernes que para el mantenimiento y operatividad de la Línea 1 se aprobaron 202 millones 239 mil 382 bolívares, lo que es igual a tres millones 905 mil 328 dólares. Mientras que para la culminación de la línea 2 fueron otorgados 603 millones 70 mil 195 bolívares, que equivalen a 263 millones 915 mil 45 dólares.

En su cuenta de Twitter, el ministro aseguró que la obra civil de ambas estaciones está en fase de acabados y colocación de equipos auxiliares como aires y escaleras. “Ya han sido colocados los rieles y se completa la instalación del sistema eléctrico. Iniciaron las pruebas con trenes”, escribió.

Montes recordó que en 2007 los planes del Ejecutivo eran terminar el tramo correspondiente hasta la Redoma de Guaparo en 2010 y hasta la Universidad de Carabobo en Bárbula en 2013. Pero eso no se cumplió. Por eso las expectativas ante los recientes anuncios no son buenas.

Para que la ejecución esté al 100%, una vez entregadas las dos estaciones restantes de la línea 2 se deben construir las correspondientes a Los Sauces, El Viñedo, Guaparo y puente de Bárbula, cuya paralización ha mantenido por años un desastre en la avenida Bolívar.

La vocera exigió además el mantenimiento general a fondo al metro activo desde la Plaza de Toros a la Cedeño que están bastante deterioradas en su acabado, aires acondicionados y rieles. También deben habilitarse más vagones para cubrir la demanda de los valencianos.

Las obras de esta envergadura deben tener cronograma de ejecución soportado por un sistema financiero sobre cómo se empleara el dinero aprobado. “Por eso pido como valenciana y como secretaria de la fundación que el ministro se sincere y explique cómo será distribuido ese dinero, sino se convertirá en sal y agua y Valencia ni siquiera tendrá una estación de las prometidas en tantos años”.

Pero eso no es todo. Adicionalmente existe un problema derivado de la deuda que se mantiene con las empresas contratistas que ejecutan la obra. Se desconoce el monto. Pero de no ser cancelado la reactivación de los trabajos no será posible.

La capacidad gerencial de la junta directiva del metro de Valencia también fue cuestionada por Montes al asegurar que no ha funcionado. Se debe explicar la constitución de su organigrama que debe tener miembros de la alcaldía según lo indica su registro de comercio, y hacer reuniones para informarle a los valencianos de manera periódica en qué se utilizan los recursos y los avances de la obra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.