COMPARTE


También le ahorran a los organizadores unos 100 millones de dólares. (Foto Archivo)

AP

Río de Janeiro necesita 70.000 voluntarios sin sueldo para los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de 2016.

El COI promueve a los voluntarios como el espíritu de los Juegos, recordando una época en la que los atletas eran amateurs que no cobraban. Los voluntarios desempeñan todo tipo de funciones _reciben a fanáticos, escoltan a atletas, dan direcciones por toda la ciudad_ y muchos ofrecen servicios más especializados. Son los rostros sonrientes del país anfitrión, usualmente elogiados en las ceremonias de apertura y clausura por mandatarios y personalidades.

También le ahorran a los organizadores unos 100 millones de dólares en salarios, y quizás más.

“Hay que plantear una pregunta: ¿es un intercambio justo, o hay una desigualdad?”, comentó Laurcen Chalip, quien realizó un estudio para el COI sobre los voluntarios en los Juegos Olímpicos de 2000 en Sydney.

Los voluntarios no sólo no reciben salarios, sino que tienen que costear su propio alojamiento y transportación hacia la ciudad anfitriona. Reciben transportación a las sedes y comidas sólo los días que trabajan, además de algún entrenamiento y uniformes.

Chalip calculó su valor en Sydney en 60 millones de dólares, y eso fue con sólo 40.000 voluntarios. Un estimado conservador apunta a que a Río le costaría al menos 100 millones de dólares pagar el salario mínimo a los 70.000 voluntarios que necesita para que trabajen durante los Juegos. Muchos trabajarán más, y cualquier salario por encima del mínimo duplicaría o hasta triplicaría el costo.

El costo aumentaría todavía más si voluntarios con talentos más especializados, como médicos y otros profesionales de la salud, recibieran sus salarios normales. Río utilizará unos 1.000 voluntarios de la salud.

El presupuesto operativo de los Juegos es de 3.000 millones de dólares, y pagar a los voluntarios lo aumentaría alrededor de 3%.

En general, Brasil está gastando unos 20.000 millones, entre inversiones públicas y privadas, para prepararse para los Juegos, construyendo instalaciones deportivas e infraestructura complementaria.

“La pregunta no es si deberíamos o no deberíamos pagar 100 millones adicionales de un presupuesto operativo de tres mil millones”, comentó Christophe Dubi, director ejecutivo de Juegos Olímpicos, en una entrevista con la AP. “Se trata del espíritu del voluntariado”.

Dubi indicó que el presupuesto operativo está estirado al máximo, por lo que no sería fácil pagar a los voluntarios.

“Hay poco dinero, y ellos (los organizadores) están buscando formas de ahorrar dinero”, comentó.

Chalip dijo que trabajar tras bastidores y tener un contacto más directo con los atletas y la organización de los Juegos es una motivación para los voluntarios.

“Algunos que trabajaron las horas que les correspondían en Sydney estaban molestos porque no podían seguir trabajando”, recordó.

El doctor Arin Saha, un cirujano que trabajó como voluntario en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres, consideró que su servicio fue una experiencia “inolvidable”.

“Me pareció que la experiencia de voluntario fue fantástica y es algo por lo que con gusto hubiese pagado”, dijo en un correo.

Brasil presenta un reto distinto, ya que no tiene una cultura de voluntariado tan fuerte como Gran Bretaña o Australia, en buena medida por las grandes desigualdades económicas en su población. Eso significa que los pobres sencillamente no se pueden dar el lujo de trabajar de gratis.

Flavia Fontes, una administradora de voluntarios en Río, dijo que está reclutando en las favelas de la ciudad. El alcalde Eduardo Paes indicó hace meses que las personas de escasos recursos recibirían “subsidios” para boletos olímpicos, después que muchos no pudieron acudir a los partidos del Mundial por los altos costos de las entradas.

Río espera que 300.000 personas se registren para los 70.000 puestos disponibles. Hasta ahora, sólo 120.000 se han registrado, a tres semanas de la fecha límite. Se espera que el 5% de los voluntarios sean extranjeros.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.