COMPARTE

Sara Pacheco

“Reloj radio América, 11:59 minutos. Primer lugar en sintonía”. Son pocos los sitios en la ciudad que reciben a los visitantes con la cultura clásica valenciana en el ambiente. En la barbería de Rocco Viapiana, en la avenida Ricaute de San Blas, el tiempo se detuvo. Es entrar a un rincón de historia.

La tradición es una palabra intrínseca en este negocio de 44 años. Rocco posee uno de los nacimientos más grandes en el sector. Desde hace 8 años, ahora con la ayuda de su hijo, se ha dado la tarea de montarlo todas las navidades.

Antes lo hacía en mi casa, pero era más grande. Pero en mi casa lo montaba en el garaje, de noche la gente le lanzaba piedras. Me puse bravo y ahora lo hago aquí”, explicó Viapiana. “Todo el mundo lo viene a ver”. Desde los 5 años Rocco estuvo inmerso en una barbería. “Solo limpiaba, barría el pelo. Veía como se trabajaba”. Un amigo de su padre le enseñó el oficio.

A los 19 años este oriundo de Calabria, Italia, llegó a Venezuela. La idea principal era quedarse 2 años y reunir dinero para establecer su propio negocio en su ciudad. “Pero me case”.

Tiene clientes que lo visitan desde el origen. “Yo trabajaba en la calle Boyacá. Había mucha gente que no se quería afeitar conmigo. Pero cuando me mudé, esos que no se querían afeitar, fueron mis primeros clientes”.

El nacimiento le lleva 2 días o 2 días y medio. “Mi nieta pequeña, de 7 años, mete la carta del niño Jesús”. Lo que no pueden dejar de hacer los clientes es dejar ofrendas, no es casualidad que sea en el pesebre de un devoto como él. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.