COMPARTE

LasMayores.com            

Bruce Rondón ha pasado 2 años y medio como el cerrador del
futuro de los Tigres. Ya es hora de descubrir lo que puede hacer en ese rol.

Eso no significa sólo ver si puede cerrar los juegos en el
noveno, sino también ver cómo reacciona cuando desperdicia una oportunidad de
salvamento. Respecto a eso, el sábado por la noche fue una buena prueba, incluso
después de que ya no era una oportunidad de rescate.

“Debes tener una memoria muy corta como cerrador”,
dijo el manager Brad Ausmus luego de la victoria 4-2 sobre los Astros.

El primer rescate desperdiciado para Rondón vino rápido, una
semana después de haber sido nombrado como el cerrador del equipo. Con cuenta
de 1-2 en contra del verdugo de los Tigres Preston Tucker, lanzó una recta de 100 millas por hora que fue
conectada a 108 mph, según Statcast.
Fue un batazo en línea de cuadrangular al jardín central, el tercer jonrón que
conecta Tucker en la temporada contra Detroit y que sirve para empatar un
juego.

Fue un lanzamiento con el que el venezolano y el receptor James McCann coincidieron, según
McCann, y uno que Ausmus apoyó.

“Con el cerrador en un juego de una carrera, es
extremadamente pequeño el margen de error”, dijo Ausmus. “Si va con
la recta, probablemente esté bien. Fue sólo un poco más abajo en la zona, y en
donde Tucker fue capaz de conectarla”.

McCann dijo: “Estábamos tratando de ponerla arriba en
la zona, pero no había entrado en calor todavía. Desafortunadamente, fallamos
en la localización y el bateador tomó ventaja de ello”.

La oportunidad de salvamento se había terminado, pero el
juego no. Rondón tenía la pizarra 1-1 y venía la parte gruesa de la alineación
de los Astros sin un out. Luego de que Anthony Gose realizara un out con una atrapada lanzándose de
cabeza para retirar al puertorriqueño Carlos
Correa por apenas segunda vez en la serie, Jed Lowrie conectó un sencillo a
un cambio de velocidad y la cuenta 0-2 para poner la potencial carrera de la
victoria en base.

Venía Carlos Gómez y Colby Rasmus con la oportunidad de ganar el partido. Rondón
respondió con su mejor lanzamiento de la noche.

El venezolano le tiró sus primeras dos rectas un poco afuera
a Gómez, pero fueron conectadas de foul, dejando a Gómez con la cuenta 0-2,
para que Rondón lanzara tres sliders consecutivos, hasta que Gómez se ponchó
con el tercero.

Rondón volvió a cambiar la velocidad con Rasmus, teniéndolo
en cuenta de 1-2 antes de que tratara de engañarlo con rectas de 99 millas por
hora. Con la cuenta llena, Rondón lanzó un slider que rompió en el suelo y que
Rasmus salió a buscar para poncharse y terminar la entrada.

“Definitivamente tiene los lanzamientos”, destacó
McCann acerca de Rondón. “No hay muchos chicos que puedan lanzar pelotas
de 100 millas por hora con consistencia y tener un repertorio así de
lanzamientos rompientes, y seguirá mejorando”.

Tendrá la oportunidad de demostrar qué aprendió del sábado.
La próxima oportunidad de salvamento la tendrá Rondón, confirmó Ausmus.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.