COMPARTE


Las neveras exhibidoras lucen vacías en Bicentenario. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

Los salarios no alcanzan. La cesta básica se quedó grande para los bolsillos de los venezolanos. Pero la escasez ha agudizado la situación económica de las familias de la región. Si con dificultad se completaba la lista de alimentos y demás productos elementales, ahora el panorama es aún más complejo.

Se debe incluir en los presupuestos mensuales de cada hogar lo que se destinará para las compras ansiosas de artículos que aparecen de forma intermitente en los anaqueles.El Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) publicó sus cálculos más recientes.

Para alimentar a una familia de cinco personas se debe contar con al menos 17 mil bolívares. Pero ese número no incluye el gasto que implica la adquisición repentina de harina de maíz, detergente, azúcar, café, aceite, leche, pollo, carne, pañales, toallas sanitarias, jabón y lavaplatos, entre otros rubros. No se puede perder la oportunidad, expresó Estela Valladares al momento de hacer una larga cola por pañales con el dinero que tenía destinado para el pago la factura de electricidad.

“Todavía tengo una semana antes de que me corten la luz para resolver”. Pero gastar más de lo planificado por concepto de compras no esperadas no es solo el problema. Muchos consumidores deben acudir al sobreprecio de los revendedores para poder abastecerse de lo necesario. “A veces basta hacer dos o tres horas de cola, pero en otras oportunidades no queda más opción que comprarle a los buhoneros”, relató María Angélica Yánez.

Trifulca y desespero por compra de pañales

“No deberíamos llegar a esto” era lo que se escuchaba de personas que hacían una larga cola para comprar dos paquetes de pañales en el automercado Ecomarket de Naguanagua, luego de que en la tarde del martes se registrara una trifulca entre los desesperados compradores.

La gerencia del automercado decidió cerrar sus puertas e ir pasando solo a las personas en fila. Los que iban por otras compras debían esperar a que se terminaran los pañales. Efectivos del Ejército Venezolano, y policías de Carabobo y Municipal de Naguanagua acudieron para controlar la situación.

Carmen Sánchez tenía cuatro horas en la cola bajo un inclemente sol. Llegó muy temprano para ver si corría con la suerte de comprar pañales. Cerca del mediodía llegaron unas 20 personas que intentaron colearse, narró. El resto de los personas en la cola trataron de evitarse y un par de mujeres llegaron a los golpes.

La mujer contó que los policías estaban “de adorno”. Durante la trifulca no intervinieron. Supuestamente solo les gritaban y las amenazaron con llevárselas detenidas si continuaban con la alteración de orden público. (HG)

Gritos por leche

Desespero, gritos y súplicas caracterizó una multitudinaria cola para comprar leche en polvo, en un mercado de Guacara desde las 7:30 am de este martes.

La extensa cola rodeó tres cuartas partes del centro de compras como nunca antes se había visto. Para controlar la histeria de las dos filas, una para la tercera edad, que hasta la 1 p.m. tenía más 413 personas, y la otra, dispuesta para el resto de los clientes, fue necesaria la presencia de las policías de Carabobo y municipal, además de la Guardia Nacional Bolivariana que custodió desde un principio la venta de la leche.

El Carabobeño calculó un aproximado de 700 a 800 personas que esperaron por comprar el alimento desde que inició la venta. Al pasar las horas, el asedio de las personas en la entrada al mercado aumentó, hasta que la gerencia del comercio bajó las santamarias. Esta acción causó molestia.

Las colas se convirtieron en una práctica inhumana, inclemente, desconsiderada y muy humillante a la dignidad de un pueblo, que vive en un país petrolero, lamentó José Guillén, defensor nacional de los Derechos Humanos. (DS)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.