COMPARTE


Compradores recorren los locales con las piezas dañas de sus vehículos. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

Con las manos cansadas y sucias, manchadas por la escasez, se encuentran de forma casual habitantes de diferentes zonas mientras caminan cargando piezas automotrices de todos los tamaños. Se les ve por distintas calles de la ciudad recorriendo casas de repuestos, al tiempo que sus vehículos pasan hasta un mes paralizados.

Los inventarios de los negocios que se dedican al ramo están en niveles históricos. Desde mediados de 2014 se agudizó la crisis. Los proveedores redujeron los despachos de forma dramática. Desde el 15 de diciembre no llega mercancía.

El 70% de los establecimientos se mantiene cerrado. No ha abierto tras el receso de fin de año. Algunos tienen avisos en sus santamarías que indican que están en inventario. Para Luis Mijares, propietario de uno de estos comercios, se trata de falta de inventario y no de que estén haciendo algún trabajo administrativo como usualmente se hace en esta época del año.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.