COMPARTE

Dayrí Blanco || @dayriblanco07

 

10 días de trabajo. Eso es lo que necesita María, Alejandro,
Douglas o cualquier persona que devengue salario mínimo para poder hacer un
pabellón criollo para la familia. Debe gastar 2 mil 495 bolívares, lo que es
igual a 34% del sueldo básico en el país.

La carne es lo más costoso del plato. 960 bolívares cuesta
el kilo de primera en frigoríficos modestos. En otros lo ofrecen hasta en mil
200. En supermercados hace más de un año que no se exhibe en sus neveras porque
no hay proveedor que cumpla con el precio regulado por la Sundde. Las caraotas
negras tienen impreso el sello de lujo al aumentar hasta en 300% en los últimos
seis meses. Por 500 gramos hay que pagar 500 bolívares.

Pero para preparar ambas comidas se requiere del conocido
sofrito cotizado en 854 bolívares al incluir un kilo de pimentón en 300, uno de
ají en 219 y de cebolla en 335 bolívares. El arroz regulado a 25 bolívares el
kilo desde octubre de 2014 tiene meses ausente en los anaqueles; en su lugar se
observa con intermitencia otros de tipo especiales como el parbolizado o el de
especies finas a 80 el kilo.

Lo más económico del pabellón son los plátanos. En mercados
populares los venden en tres unidades por 100 bolívares. Hace cuatro meses
ofertaban cinco por el mismo precio lo que representa un incremento de 40%.

 

Alza hasta de 2000%

Sus caras lo dicen todo. Los comerciantes suspiran, cierran
los ojos y al abrirlos reflejan una mirada de preocupación. “Me he tenido que
endeudar para poder seguir con el negocio”, dijo Eulogio Peña para explicar que
cada semana al hacer un pedido no le alcanza el dinero para reponer inventario
por los constantes aumentos. La caraota es lo más representativo con un alza de
2200%. Tuvo que dejar de venderla cuando hace unos días el proveedor le llevo
un saco de 50 kilos en 33 mil bolívares, el mismo que dos meses atrás pagó en
mil 500.

Desde enero las cuentas no son las mismas para quienes se
dedican a comercializar legumbres y verduras. Un saco de yuca de 65 kilos pasó
de dos mil 500 a cuatro mil bolívares; el de papa de 44 kilos de tres mil 200 a
seis mil 500; Una cesta de 70 plátanos pasó de 750 a dos mil; la de 17 kilos de
pimentón varió de mil 600 a tres mil 500; el kilo al mayor de cebolla dejó de
costar 55 y pasó a 300 bolívares; y la cesta de 254 kilos de tomate aumentó
328% al pasar de mil 400 a seis mil.

La escasez de agroquímicos fundamentales ha sido denunciada
desde Fedeagro. Agropatria suministra menos del 25% de lo requerido y los
productores deben pagar hasta 500% de sobreprecio en el mercado informal.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.