COMPARTE
Los interruptores se siguen bajando. Todo se apaga. Cada día se suman nuevas líneas de producción a la paralización por falta de materia prima. Pero en marzo la crisis se agudizará cuando la mayoría de las empresas de la región detenga sus operaciones y miles de puestos de trabajos estarán en riesgo. 

Hoy la historia es otra en el parque industrial carabobeño. “Todos los días parecen fin de semana”, exclamó Gilberto Troya, secretario general del sindicato de Ford Motor. Ya no hay tráfico pesado entre sus calles, no hay llegada de insumos ni salidas de productos terminados. Tampoco se ven grupos de personas optando por un cago vacante. La desolación y desocupación son la norma. 

El sindicalista, junto a un grupo de trabajadores de varias empresas, dijo que la suspensión de la relación laboral que se pretende hacer es una decisión unilateral e inconsulta. 

Por eso pidió que se instalen mesas de trabajo por cada sector productivo para determinar la realidad de sus inventarios de insumos y necesidades de divisas. 

La intención política es evidente para Troya, quien además pertenece al Movimiento de Trabajadores Revolucionarios Alfredo Maneiro. 

“Lo que se pretende es crear un clima de conflictividad en las calles con el personal de las industrias protestando en las calles y así lograr acelerar el proceso referendario contra el Presidente de la República”. 

Pero desde Fedecámaras Carabobo la posición es otra. El presidente del gremio empresarial, Damiano Del Vescovo, negó tajantemente que se esté diseñando algún tipo de estrategia en contra del Ejecutivo. “Nosotros pese a los problemas de materia prima seguimos trabajando y hemos elevado innumerables propuestas al Gobierno que no han sido tomadas en cuenta”. 

Mala gerencia

Gran porcentaje de las empresas expropiadas por el Gobierno trabaja a baja capacidad. No se ha logrado recuperar su producción. Pero la responsabilidad está en las malas designaciones, en la escogencia de gerentes equivocados, alertó Luz Coromoto Chacón, integrante del consejo político asesor de la Central Nacional de Trabajadores Socialista de la Ciudad, el Campo y la Pesca. 

La propuesta es la de hacer una revisión a cada una de las compañías del Estado que no han podido arrancar. “Hay que escuchar a los trabajadores y a los representantes patronales”. También debe hacerse un censo nacional de profesionales y técnicos para que se ejecuten equipos de trabajo direccionado a estas empresas y garantizar su reactivación. (DB) 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.