COMPARTE

Dayrí Blanco

El ministro Eulogio Del Pino no había sacado aún las cuentas. Pero no importó. “Tendremos puntos de venta electrónicos en las estaciones de servicio”, dijo en un programa de televisión. Carlos Marín lo escuchó en el momento más oportuno, justo cuando trataba de reunir 250 bolívares en efectivo para llenar el tanque de su vehículo con el nuevo precio del combustible. Fue un anuncio que le costará al Ejecutivo 14 millones de dólares para instalar el dispositivo en al menos un surtidor de cada una de las mil 642 gasolineras del país. 

Como Carlos son muchos los que no están acostumbrados a tener billetes en sus bolsillos. Solo se limitaban a unos cuantos de dos y cinco bolívares suficientes para pagar la gasolina. Eso cambió y la idea de cancelar con tarjeta de débito o crédito parece buena. Pero el Gobierno con una reducción de 70% de sus ingresos en dólares no está en capacidad de asumirlo. 

Entre ocho mil 500 y nueve mil dólares es el costo de cada máquina, informó el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Guillermo Manosalva. Se trata de un dispositivo que funciona como un cajero automático en el que el cliente introduce sus datos personales y el monto exacto a surtir que se debita automáticamente de su cuenta. 

En Carabobo son 109 gasolineras. De colocar al menos un punto de venta de ese tipo en cada centro de suministro la inversión necesaria es de 926 mil 500 dólares. Pero un aparato no será suficiente o se generarán colas para usar ese servicio. 

Entre 1989 y 1991 se realizaron trabajos de remodelación y actualización de las estaciones de servicio del país. Había una taquilla de pago aparte y de forma automática se habilitaba el surtidor para que cada cliente hiciera el suministro a su vehículo. Pero siempre funcionó en efectivo y con el pasar del tiempo sin variaciones en el precio, era ilógico pensar en pagar cinco bolívares con tarjeta de débito o crédito. 

Incentivo al contrabando

Con orgullo desde el Ejecutivo se ha advertido que pese al incremento en más de 6000% de los precios del combustible, siguen siendo los más baratos, al tomar en cuenta que en promedio la gasolina cuesta en todo el mundo 0,96 dólares por litro. En Venezuela a una tasa protegida de 10 bolívares por dólar el litro de 95 octanos es el equivalente a 0,6 dólares. 

Todo indica que esos números siguen siendo un estímulo para el contrabando de extracción. Manosalva aseguró que en estados fronterizos se vende el litro en 70 bolívares. Eso deja en evidencia que los ajustes realizados son “chucutos y no resuelven los verdaderos problemas económicos del país”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.