COMPARTE


10 personas (cinco adultos y cinco menores) han sido víctimas de las bandas de secuestradores. (Foto Archivo)

Felícita Blanco

Cuatro adolescentes de 15; 16 y 17 años fueron secuestrados en el centro comercial Vizcaya, de El Cafetal, y sus familiares tuvieron que cancelar una alta suma de dinero en euros, dólares, joyas y hasta artefactos de video para que los liberaran.

Los jóvenes tripulaban un carro Mitsubishi azul y regresaban a sus domicilios cuando un Toyota Corolla negro les obstruyó el paso, obligándolos a bajarse. Les quitaron los celulares y a través de los mismos aparatos contactaron a los familiares.

Una vez que cobraron el rescate, los dejaron en el refugio de motorizados de la autopista en la entrada de Macaracuay.

El sábado en la noche secuestraron a una joven en las inmediaciones de su residencia en El Cafetal y solicitaron dólares o euros para liberarla. La familia tuvo que hacer una colecta de dinero y completar con prendas y otros objetos de valor.

Esa misma madrugada la liberaron en la autopista de Prados del Este, ella trató de pedir auxilio a unos patrulleros de la PNB y no se detuvieron. Pero los delincuentes le habían dejado el teléfono celular, llamó a su familia y fueron a recogerla.

El lunes en la noche secuestraron a una mujer en la salida del centro comercial Líder, cuando conducía su carro Toyota Yaris. Trascendió que en ese mall viene operando una banda de secuestradores exprés que eligen a mujeres para asaltarlas, llevarlas a su casa o a cajeros automáticos.

Diez personas (cinco adultos y cinco menores) han sido víctimas en la última semana de las bandas de secuestradores exprés que vienen operando en la Gran Caracas. En la capital la cifra de secuestrados se ha incrementado y estiman que van aproximadamente 120 a nivel nacional.

Las estadísticas se refieren a casos denunciados, mientras que existe una cifra negra que lógica y tradicionalmente supera la primera. La mayoría no denuncia por miedo a que vuelvan los delincuentes.

El caso más significativo ha sido el del comerciante de origen portugués José Enrique Maia Sardinha (37), secuestrado el 8 de julio y descuartizado. La cabeza y manos de la víctima fueron halladas cuatro días después cerca del mercado de San Martín.

El martes un técnico en computación fue víctima de un secuestro exprés, junto con su esposa y su menor hija. Luego de cobrar el rescate que pagó el padre que reside en Margarita, los plagiarios los dejaron abandonados en la carretera de Caucagua, estado Miranda.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.