COMPARTE

El rostro de Jesús es indudablemente un icono religioso y cultural, presente en miles de iglesias, aulas y hogares alrededor del mundo. Sin embargo, pocas veces recordamos que esta imagen que nos es tan familiar en realidad responde a una especulación facial imbuida de cánones estéticos.

En su afán por develar el verdadero rostro de Jesucristo el médico y artista Richard Neave, auxiliado por científicos británicos y arqueólogos israelíes, se propuso reconstruir con certeza el aspecto de este personaje histórico. Tras exhaustivas labores de antropología forense los especialistas finalmente presentaron el que aparentemente fue el rostro verdadero de Jesús.

La imagen resultante muestra a una persona cuyos rasgos empatan mucho más con el perfil judaico de Medio Oriente; rasgos más gruesos, tono de piel más oscuro, cabello corto y mucho más rizado, en síntesis, bastante distinto al Jesucristo históricamente promovido.

Con información de Globovisión




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.