COMPARTE

Alfredo Fermín

Orlando
Chirivella, director de la Escuela de Economía de la Universidad de Carabobo,
afirma que la crisis que vive Venezuela obliga a que el Gobierno y los
empresarios se conviertan en aliados aunque ideológicamente piensen distinto,
para que haya justicia y eficiencia que enfrenten la corrupción. 

 -La
situación que estamos viviendo se agudiza por la inflación, que es la más alta
de su historia después de las crisis inflacionaria que tuvimos en 1989, de 81
por ciento, y la de 1996  que fue del 103 por ciento. Aunque el Banco
Central no da cifras, es seguro que la inflación de este año será un récord,
dijo el economista. 

Entre
las causas de la situación incluye la escasez, que considera grave pues
mientras más escaso está un producto, más dispuesta está la población a pagar
por él. 

Hemos
tenido restricciones en el aparato productivo por el cierre de empresas, por
ausencia de divisas, por expropiaciones y por enfrentamientos con el Gobierno.
Es una situación que está pagando la sociedad. Otro factor es la política
cambiaria. 

-¿No cree que es tiempo de
poner fin al control de cambio?

-En
estos momentos, aunque es una necesidad, es un riesgo, porque los niveles de
reservas internacionales han bajado y, por lo tanto, ante una repatriación de
dividendos, que las empresas transnacionales no han podido realizar por la
situación cambiaria, creo que la eliminación parcial o absoluta del control de
cambio contribuiría a que las reservas internacionales mermen más. Eso sería
catastrófico. 

Sin
embargo, creo que el gabinete económico debe comenzar a desmontar
progresivamente el control de cambio y esperar el momento en que las reservas
estén solidas, o que se diversifiquen las fuentes de ingresos del país, para no
seguir dependiendo del precio del petróleo y se aprovechen las ventas de otros
sectores que tenemos para exportar. 

 En
2003, cuando el presidente Chávez decretó el control de cambio era una medida
necesaria porque se había paralizado la producción petrolera de la cual
dependemos y no se estaban generando divisas . Pero mantener esa medida por
tanto tiempo es un error. Ha habido momentos en que se pudo desmontar el
control de cambio y no se ejecutó. Eso nos ha traído cambios diferenciales a
6,30, a 12, 200 y otro cercano a los 700 bolívares que ha sido el catalizador,
a nivel comercial, de los empresarios. 

-¿Usted cree en que el aumento
del dólar es consecuencia del portal Dólar Today? 

 -El
Gobierno plantea que este portal es manejado por grupos adversos, desde Miami,
pero tampoco se toman medidas para contrarrestar el efecto negativo que genera
Dólar Today. 

Si el
Gobierno está tan seguro de que ese portal es manejado para crear
desestabilización, ¿por qué no lo desmonta o compite con él? Existen los medios
y capacidad para desmontar una página en la cual estén informando, de manera
presuntamente ilegal, la fluctuación del dólar, lo que quiere decir que se ha
sido permisivo para acentuar la inflación. 

-Por otorgarse en forma de
dádivas, ¿no cree que las misiones aumentan la inflación?

-No
critico las misiones porque quizás fueron necesarias en un momento, pero
inyectaron una gran cantidad de dinero inorgánico a la economía. Había mucha
gente que estaba en situación de exclusión y necesitaba ayuda gubernamental.
Pero esa ayuda debió ir en paralelo con la creación de trabajo para los
beneficiados, para no tenerlos mantenidos por el Estado. 

-¿Cuál sería la manera de
reactivar la zona industrial de Valencia? 

-Una vez
que terminó el gobierno de Pérez Jiménez, Valencia se convirtió en la ciudad
industrial de Venezuela. Se instalaron empresas nacionales e internacionales,
lo que generó crecimiento y mejoras en la calidad de vida de los valencianos
por la generación de empleos y de riqueza. 

De la UC
salieron profesionales a dar respuesta al crecimiento industrial de la región.
Hoy hay muchos galpones cerrados y empresas paralizadas. Las grandes empresas
ensambladoras de vehículos, que eran las que más empleo generaban, están de
vacaciones obligadas por ausencia de divisas. Los carabobeños vemos, con
preocupación, la decadencia del sector industrial porque fuentes de empleo han
desaparecido. Por esto es necesario un acuerdo entre Gobierno y empresarios
para buscar mecanismos que ayuden a que, el sector industrial, se reactive en
el centro del país. 

-¿Es legal que los carros
ensamblados en Valencia se vendan en dólares?

-Algunos
vieron eso como una salida alternativa a la crisis de la industria por la
ausencia de divisas. Pero eso generaría una dualidad financiera en el país
porque al venderse vehículos en dólares mientras la población gana en
bolívares, serían muy pocos los que podrían adquirirlos. 

También
los sindicatos ejercieron presión para que a los trabajadores de la industria
automotriz le pagaran en dólares. Eso paralizó la decisión. Es una alternativa
que debe ser evaluada aunque no me atrevo a asegurar que sea la solución
inmediata. Debe tomarse en cuenta que el ingreso de divisas al país ha mermado
en 50 por ciento con la caída de los precios del petróleo por lo cual el
Gobierno tiene que sincerar su presupuesto de divisas. 

-¿Qué puede hacer Venezuela
ante tantos compromisos financieros internacionales?

-Hay
compromisos por los vencimientos de los bonos que debe honrar la República,
para no caer en una situación de default. Por lo tanto, debe jerarquizar el
presupuesto de acuerdo a sus ingresos, de forma que no se descuide el sector
industrial, que es el que genera los impuestos, para la supervivencia del país
en términos de generación de efectivo y del nivel de reservas
internacionales. 

-¿Qué opina del exagerado
endeudamiento de Venezuela con China a cambio de petróleo?

-Las
reservas internacionales son el ahorro de la nación. En dólares y en oro
colocado en bóvedas del Banco Central y en otros bancos. Creo que ha habido
liberalismo con negociaciones que ha hecho el Gobierno. Por ejemplo, el
financiamiento con China a cambio de producción petrolera. Porque si tenemos un
cupo de barriles establecido por la OPEP y estamos comprometiendo parte de esa
producción para no obtener divisas en el futuro sino para terminar algunas
obras, eso puede ocasionar problemas en el flujo de caja para el futuro. Se
debería legislar en función de eso en la Asamblea Nacional para que no haya
tanta discrecionalidad del presidente de la República . 

En la
medida que menos reservas tengamos nos estamos acercando más al Fondo Monetario
Internacional, como pasó en 1989, cuando el presidente Pérez tomó el Gobierno
por segunda vez, lo cual produjo un estallido social. Ese tipo de cosas debemos
evitarla y el Gobierno tiene la potestad de hacerlo en función de lo que más le
conviene al país. 

Crisis en las universidades

Orlando
Chirivella es economista egresado de la Universidad de Carabobo, donde se
especializó en finanzas  y está en proceso para optar al doctorado en
Ciencias Gerenciales.-Las universidades nacionales, a pesar de que tienen ingresos,
no generan lo suficiente para operar por lo cual dependen del  presupuesto
asignado por el Ministerio de Educación Superior y Ciencia y Tecnología. Los
presupuestos son los mismos de los años anteriores y, ante la inflación, los
 gastos operativos son cada vez más  insuficientes. 

En la Facultad de
Ciencias Económicas y Sociales hay profesores que piden a los alumnos que
compren, entre todos, la resma de papel, que el año pasado valía 500 bolívares
y ahora tres mil bolívares, para los exámenes. Es una salida, pero no es el
deber ser. La universidad tiene crisis de aparatos tecnológicos, de
laboratorios y no hay presupuesto para la parte de limpieza y mantenimiento. 

Las universidades nacionales deben formar parte de una mesa de diálogo para
sacarlas adelante porque siguen siendo referencias. Es una ventaja competitiva
que no debemos  perder. Cada vez que un egresado de la Universidad de
Carabobo va al extranjero a participar en un postgrado, es admitido y sale en
los cuadros de honor, lo que significa que no debemos perder la fortaleza de la
formación de los recursos humanos por problemas presupuestarios.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.