COMPARTE


Clientes deben llevar sus productos para ser atendidos. (Foto Carlos Andrés Pérez)

Dayrí Blanco

8 a.m. de cualquier día de la semana. Se suben las santamarías. Todo está en orden, tal como lo dejó la tarde anterior. El piso está limpio y el aroma es el de siempre: una mezcla de fragancias de cosméticos, tintes y lociones. Sus dos empleadas están listas para trabajar. Los clientes no tardan en llegar. Las dos primeras mujeres que entran se van sin recibir lo que buscaban. No hay tinte para atender a una, ni acetona para poder hacerle la manicura a la otra. Pero la tercera sí logró recibir un saludo sin la palabra “no” involucrada en la oración. Ella llevó el químico y hasta el champú. De otra forma, también se iría sin ser atendida.

Esa es la rutina de Luisa Mejías en su peluquería. La dinámica cambió desde principios de año, con la imposición de la escasez en la mayoría de los productos que utilizan en su negocio. Prestar los habituales servicios se ha vuelto una tarea difícil de cumplir. Para los clientes, ir al salón de belleza pasó de ser una vía de escape y relajación, a una causa más de estrés por la búsqueda de artículos en diferentes establecimientos.

Arreglarse para una ocasión especial amerita solicitar cita con fecha y hora en un salón de belleza. Pero ahora, la preparación debe hacerse con más tiempo de antelación. Se debe incluir lo que se invertirá para conseguir todo lo necesario. El estilista Jesús Gallo explicó que ni los comunes ganchitos negros para los peinados son despachados por los proveedores. Tampoco hay laca en aerosol, se consigue únicamente en presentación líquida y al triple del precio que tenía hace cuatro meses.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.