COMPARTE

EFE

Los 2 familiares del presidente Nicolás Maduro acusados de narcotráfico en Estados Unidos se declararon no culpables en una audiencia ante el juez, a la que asistieron numerosos periodistas y en la que tampoco faltaron las lágrimas.

Los acusados son Efraín Antonio Campo Flores, ahijado de la primera dama Cilia Flores, y Francisco Flores de Freitas, sobrino político del Presidente, quienes fueron detenidos el 10 de noviembre pasado en Haití y trasladados a Nueva York por agentes de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA).

Ambos comparecieron vestidos con los uniformes azul marino de la cárcel metropolitana en la que están encerrados desde el pasado 12 de noviembre.

El primero en entrar en la sala fue Campo Flores, que no disimuló sus lágrimas en una sesión atestada de periodistas.

El joven, de 29 años, miró en varios ocasiones al público y buscó la complicidad de su primo, Flores de Freitas, de 30 años, más entero, el cual le tranquilizó en varias ocasiones con la mirada.

Después de una primera audiencia de presentación el pasado 12 de noviembre, en esta ocasión los acusados, a los que algunos medios han apodado los “narcosobrinos”, tenían que hacer su declaración de culpabilidad o no culpabilidad.

En el caso de Campos Flores, el juez aceptó además su petición de sustituir a sus abogados privados de la firma Squire Patton Boggs por un letrado de oficio.

El ahijado de la esposa de Maduro presentó a la fiscalía una declaración financiera para atestiguar que no podía hacerse cargo de los costes de una defensa privada, lo que fue aceptado por el juez, Paul A. Crotty, quien confirmó como nuevo letrado de oficio para el joven a Kafahni Nkrumah. El otro acusado, Flores de Freitas, está representado por los abogados Vincent Southerland y Jonathan Marvini.

La vista se desarrolló a partir de las 11.00, hora local, en la sede judicial del centro de Manhattan. El caso lo lleva la fiscalía federal del distrito sur de Nueva York.

En unas declaraciones a los periodistas, el nuevo abogado de Campos Flores, Kafahni Nkrumah, dijo que el legajo judicial es muy voluminoso y que había pedido tiempo al tribunal para poder hacerse cargo de la causa.

En consonancia con esa petición suya de alrededor de 60 días para preparar la defensa, el juez fijo la próxima audiencia para el 29 de febrero próximo, a las 12.00 hora local.

El letrado consideró normal que su defendido estuviera “nervioso” y que llorara en sus primeros minutos en el tribunal. “Está nervioso. Está sin su familia, en un país extraño. Es consciente de a lo que se enfrenta, de la dureza de las consecuencias penales y del sistema criminal estadounidense”, explicó Nkrumah.

En caso de ser declarados culpables en el juicio, se enfrentan a una pena máxima de cadena perpetua.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.