Solo dos bombas funcionan en la estación de bombeo de Pao Cachinche Foto referencial

Luis Alejandro Borrero || [email protected]

El colapso tenía fecha. Las bombas hidráulicas de la estación de bombeo del embalse Pao-Cachinche solo recibían mantenimiento correctivo. La prevención no estaba en el presupuesto de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro). O al menos no se ejecutaba completamente. La avería que origina un déficit de 77% del consumo de agua de la Gran Valencia era crónica anunciada. 

Hay seis equipos. Su trabajo es sacar agua del embalse, principal fuente hídrica para los carabobeños, y llevarla hasta la Planta Potabilizadora Alejo Zuloaga. De las seis bombas solamente están dos operativas. Su capacidad, cuenta una fuente a El Carabobeño, era de mil 500 litros por segundo. “Pero por los años y la falta de mantenimiento, su capacidad ya no supera los mil o mil 270 litros por segundo”, una merma de 15% en los aparatos 1 y 3, únicos funcionando. 

Los equipos llegaron al país en la década de los 70. Su fabricante, la multinacional alemana Siemens, establece que son dispositivos diseñados para funcionar casi eternamente, siempre y cuando se cumplan estrictamente los protocolos de mantenimiento.  Sumadas y en perfecto estado tendrían capacidad de nueve mil litros por segundo, un número cercano a la capacidad instalada de la planta Alejo Zuloaga. 

Pero con solo dos equipos funcionando, la planta está procesando cerca de 28% de su capacidad: lo que se traduce en menos agua en la red de distribución y un racionamiento no programado. Dos mil litros por segundo con las unidades 1 y 3 es un déficit de 77% del consumo de los municipios Valencia, Naguanagua, San Diego, Libertador y parte de Los Guayos.  

La línea 2 no prende desde los años 90, cuando salió de funcionamiento. La línea 5 no tiene motor: se fundió el año pasado. Los técnicos de la hidrológica desmontaron la pieza, se la llevaron a reparación, pero nunca la devolvieron, comenta el informante, cuya identidad fue protegida. La línea 3 funciona parcialmente. Se le hizo el motor recientemente, pero todavía tiene una pequeña falla. 

La exigencia es muy fuerte. A las bombas se les deja funcionando día y noche en ciclos de hasta 15 días. Siempre se busca tener una “descansada” por prevención. Pero ese no es el caso. 

Las líneas 1 y 3 están a tope y sin posible respaldo. Son muchas las piezas que pueden fallar, como cojinetes y rolineras. 

El pasado sábado 27 de febrero la hidrológica reportó una falla de magnitud en la estación. Dos líneas salieron de funcionamiento. La unidad 4 fue desarmada la semana pasada, y la 6 sufrió un colapso en las rolineras, lo que la paralizó. Eso deja funcionando solo a las líneas 1 y 3, cada una con un aporte cercano a dos mil litros por segundo, y que no satisface la demanda. 

Otto Pardo, gerente del Sistema Regional del Centro, informó en un boletín de la hidrológica que personal de Hidrocentro trabaja al máximo para solventar la avería. Si todo marchara bien, para este martes en la mañana la falla debería estar corregida en los equipos con cinco mil 500 caballos de fuerza. 

Mística No Da Más

Los teléfonos sonaron. Generalmente hay dos operadores en la estación de bombeo en Pao-Cachinche. Cuando se presentó la falla el sábado pasado en la línea 6, llamaron a los trabajadores. “Pero ninguno quiso ir. 

La nueva directiva de Hidrocentro les eliminó el pago de horas extra y bonos. Así que en su día libre, nadie acudió al rescate. La reparación empezó el lunes en horario normal de trabajo. 

La estatal exige mística de sus empleados que no da más, comenta una fuente. “Con la excusa del fenómeno El Niño, nos piden un esfuerzo extra. Pero no pagan horas adicionales ni bonos. Así no se puede trabajar”. Se les quitó el bono de transporte, comida y horas adicionales. 

El ambiente de trabajo no es sano, pues desde hace ocho años no reciben uniformes y dotación de equipos de seguridad.  

En condición de anonimato, piden una inspección urgente del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, para que se constaten condiciones. 

También la intervención de la inspectoría del trabajo, por la falta de bonos y regresión de derechos adquiridos.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.