COMPARTE


El triunfo del sueco representa un buen sabor de boca. (Foto AP)

AP

El cineasta sueco Roy Andersson ganó este sábado el León de Oro del Festival de Venecia por su película de lo absurdo “En duva satt på en gren och funderade på tillvaron (Una paloma se sentó en un banco a reflexionar sobre la existencia)”.

El triunfo del sueco representa un buen sabor de boca al cierre de una competencia cuya oferta suele lidiar con la muerte, la guerra y la depresión, tanto económica como emocional.

La otra cinta aviar contendiente, “Birdman”, la muy elogiada película que marca el regreso de Michael Keaton, se fue a casa con las manos vacías, pero sigue siendo considerada una de las favoritas en esta temporada de premios.

La cinta de Anderson, una serie de viñetas sombríamente humorosas, ha dejado a algunos críticos en éxtasis, pero otros quedaron perplejos. La trama, que transcurre en una gris Suecia moderna, con canciones y brotes de surrealismo ocasionales, sigue las peripecias de dos tipos que tratan infructuosamente de vender dientes de vampiro y otras novedades.

Andersson, de 71 años, dijo previamente en la semana que su objetivo fue encontrar poesía en lo banal. Al aceptar el premio, Andersson mencionó la obra maestra neorrealista “El ladrón de bicicletas”, del cineasta Vittorio de Sica, como una de sus grandes influencias.

“Ustedes tienen una historia fílmica fantástica”, dijo a sus anfitriones italianos. “Y sé que en Italia ustedes tienen buen gusto”.

El poderoso documental de Joshua Oppenheimer sobre el legado de las masacres indonesias, “The Look of Silence”, ganó el segundo premio más importante: el Gran Premio del Jurado.

El León de Plata al mejor director fue para el ruso Andrei Konchalovksy por el drama casi silente “Las Noches Blancas del cartero”.

El actor estadounidense Adam Driver -quien aparecerá en la próxima cinta de la saga “Star Wars”- y la actriz italiana Alba Rohrwacher se llevaron los premios de actuación por interpretar a una pareja cuya transición a padres toma un giro sobrecogedor en “Hungry Hearts.”

El poderoso documental de Joshua Oppenheimer sobre el legado de las masacres en Indonesia, “The Look of Silence”, ganó el Gran Premio del Jurado.

El jurado del festival, encabezado por el compositor Alexandre Desplat, otorgó un premio por guión a “Tales”, una serie de historias breves en Teherán dirigida por el iraní Rakhshan Bani-Etemad y un premio especial al turco Kaan Mujdeci por “Sivas”, un drama sobre un niño abandonado que establece una amistad con un perro de pelea.

A pesar de sus escenas de muerte y crueldad diaria, la muy divertida película de Andersson fue una de las presentaciones más apacibles en un festival cuyas cintas tratan frecuentemente sobre sufrimiento, pugna y hostilidad.

Están la película estelarizada por Ethan Hawke como un piloto con conciencia atormentada que lucha en la guerra contra el terrorismo en la cinta de Andrew Niccol “Good Kill”; los hambrientos soldados japoneses impulsados a la locura en el largometraje de Shinya Tsukamoto “Nobi: Fires on the Plain”; y el maestro interpretado por Viggo Mortensen que es arrastrado a la batalla de Argelia por su independencia en la cinta de David Oelhoffen “Far From Men”.

Un Estados Unidos golpeado económicamente fue el telón de fondo de la película del director Ramin Bahrani “99 Homes”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.