COMPARTE


María Luisa Maldonado, exrectora de la UC. (Foto Carlos Andrés Pérez)

Para el sector es una realidad alarmante e inaceptable con la que han tenido que lidiar. Desde los últimos cinco años, el salario de los universitarios se ha deteriorado 150%.

Luego de un estudio técnico, donde se tomó en cuenta el Índice de Precios al Consumidor y la canasta alimentaria, la exrectora de la Universidad de Carabobo (UC), María Luisa Maldonado, lamentó que la situación en los sueldos de los universitarios sea alarmante. “El IPC no considera la escasez de productor básicos por la que los venezolanos se ven obligados a comprarlos muchas veces en el mercado negro”.

La canasta básica se ubica en 21 mil 572 bolívares. A un docente titular, que es la mayor categoría en la universidad, le faltan seis mil 275 bolívares para cubrirla, a un asociado ocho mil 849 bolívares, agregado 10 mil 959 bolívares, asistente 12 mil 390 bolívares y a un instructor 13 mil 718 bolívares. Este último no tiene cómo comprar los alimentos a precios regulados.

Con el sueldo que perciben los universitarios no se puede vivir. Se les realizan descuentos legales y contractuales, entre ellos el de la Ley de Política Habitacional. También se endeudan con el Instituto de Previsión Social del Personal Docente y de Investigación, el Fondo de Pensiones y Jubilaciones del Personal Docente y de Investigación y las tarjetas de créditos.

Maldonado señaló que un docente instructor, que gana siete mil 854, puede obtener un recibo de dos mil bolívares de quincena porque está hipotecado para salir adelante.

Esta realidad no solo la viven los docentes, sino también el personal administrativo, obreros y estudiantes. “Existe una deserción en las universidades que tiene que ver con las crisis económica que viven las familias venezolanas”.

Durante una rueda de prensa, la exrectora considera que el Gobierno nacional debe tomar en cuenta y resolver esta realidad. Hizo un llamado a la unidad gremial de los docentes, empleados y obreros para detener el deterioro salarial.

El deterioro salarial aumenta la fuga de talentos al exterior. Jóvenes preparados han renunciado a la UC porque han consiguen mejores oportunidades.

Cada año costear los gastos es más duro. Universitarios tuvieron que escoger entre comprar los útiles escolares o los uniformes. “Algunos escogieron remendarlos porque no les alcanzó el dinero para las dos cosas”. (BO)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.