COMPARTE

Luisa Quintero || lquintero@el-carabobeno.com

Recorrer
varios establecimientos para conseguir una lata de leche de soya se ha
transformado en una necesidad para María Blanco. Su hija de dos años presenta
intolerancia a la lactosa pero la soya, leche a la que se había acostumbrado la
niña, no se consigue y comprar un sustituto como leche de almendras, coco o avellanas
tiene un costo elevado.

Hasta 800 bolívares puede gastar un padre por necesidad en
cualquier sustituto de las fórmulas para niños sino la consigue al momento,
detalló Blanco. Estos gastos imprevistos para muchas madres alteran la economía
del hogar. Hay personas que no la pueden adquirir y el niño es el que sufre.

La malnutrición en
niños también está latente por la escasez de leche, afirmó María Castillo,
presidenta de la Sociedad de Pediatría filial Carabobo. Muchas madres al no conseguir la leche empiezan a rendirla con
productos como la crema de arroz. Cada día es mayor la cantidad de madres que
acuden a consulta porque su niño tiene mucha somnolencia y la razón es
sencilla: el bebé esta gordo por la crema de arroz pero no ingiere toda la
leche necesaria para su crecimiento.

F: Eduardo Valencia




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.