COMPARTE

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

La ley entra, pero no por casa. El verbo mantenimiento no es el más aplicado por la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro). Un ejemplo es el estado de los tanques de la planta potabilizadora Alejo Zuloaga, que surte de agua a Valencia, Naguanagua, Libertador, San Diego y parte de Los Guayos. Tienen más de cinco años sin mantenimiento, explicó una fuente a El Carabobeño, cuya identidad fue protegida. Entrando a la planta hay dos inmensas estructuras llamadas tanques de compensación. En ellos se deposita el agua una vez que ha cumplido el ciclo de potabilización dentro de la planta. “Desde que yo trabajo allí nunca se les hizo ninguna adecuación”. La consecuencia de esa desidia ya se ve: tienen filtraciones y pequeñas fracturas por donde sale agua a chorros, según ha comprobado el Diario del Centro de manera independiente. 

En esas condiciones el colapso tenía los días contados. Y sucedió.  El año pasado el techo de concreto de un tanque de compensación se vino abajo. Por el deterioro, la cúpula hoy reposa en el fondo del tanque, porque ni siquiera se ha tomado la molestia de removerlo, pese a tener moho y suciedad, agregó el informante. El sindicato de la empresa reaccionó y a través de una protesta logró que el tanque parcialmente derrumbado saliera de servicio. Pero no duró mucho. Hidrocentro en menos de una semana reactivó la estructura, llevando -hasta hoy día- agua en condiciones no aptas hasta los hogares. 

Consecuencias Graves

Los tanques funcionan como protectores. Antes de depositarla allí, al agua se le hace una última descarga de cloro. Con ello se asegura que en su camino por más de cinco mil kilómetros de tuberías haya garantía de desinfección (se le llama cloro residual), y según las Normas Sanitarias de Calidad del Agua Potable, no debe superar un miligramo por litro.Pero lo grave es que al estar expuesta y con pedazos de concreto en el fondo del tanque, el cloro residual se está consumiendo. “El cloro residual actúa como glóbulos blancos en la sangre, ante la presencia de un organismo no deseado le ataca y elimina”, explicó un ex alto funcionario de Hidrocentro.

Reportes oficiales confirman que durante enero, febrero, marzo, abril y mayo de 2015 el cloro residual de la Alejo Zuloaga fue cero.Si el tanque no está tapado, con el paso de un pájaro que defeque encima, se está ensuciando el agua y consumiendo el cloro, por lo que el agua llega a las tuberías muy vulnerable que en ella proliferen bacterias. Cifras oficiales de la estatal afirman que la planta produjo el año pasado 137 millones 467 mil 238 metros cúbicos de agua. Todo se almacenó en cada tanque, cuya capacidad es de aproximadamente 30 mil metros cúbicos cada uno. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.