Jenny
Sánchez Petit ||
jsanchez@el-carabobeno.com

Vecinos de San Rafael, en los límites con Chirgüita, en Bejuma, están
cansados de esperar a que algún organismo público limpie y disponga de los
terrenos donde una vez estuvieron unos hornos de tabaco y que hoy día funciona
como un botadero de basura.

En el lugar existieron unos hornos de secado de tabaco en el
siglo pasado, y cuando éstos fueron abandonados, varias familias los ocuparon y
los hicieron su hogar por unos 25 años. Con el tiempo y el poco cuido que
tenían se fueron dañando, incluso cada vez que caían sobre la comunidad fuertes
aguaceros, los grupos familiares que allí habitaban sufrían los embates del
agua al anegárseles el
espacio.

Por años estas personas estuvieron solicitando casas dignas y
cuando se entregaron los apartamentos de El Rincón, las familias  fueron
reubicadas en ellos. Después de la desocupación, la vieja estructura fue
derribada y abandonada, por lo que el lugar ha servido como un botadero de basura más.

El lugar se ha convertido en un criadero de ratas, hormigas,
sirve para que vecinos y personas que no son de los alrededores, lo utilicen
como botadero de basura.
En marzo hasta prendieron fuego.

Habitantes del lugar están exigiendo al consejo comunal y a la
alcaldía hagan algo por su recuperación.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.