COMPARTE


Mario Götze marcó el gol de la victoria. (Foto AFP)

AP || AFP

La selección de Alemania se tituló por cuarta vez como campeón mundial de fútbol este domingo al vencer a Argentina, en un partido de infarto que paralizó al mundo entero y que tuvo como escenario el emblemático Maracaná de Río de Janeiro en Brasil. El Mundial de Fútbol terminó y la próxima cita será en Rusia en 2018.

Mario Götze marcó el gol de la victoria a los 112 minutos de la final del Mundial de Brasil 2014. El jugador del Bayern Múnich recibió un pase desde la izquierda de Andre Schürrle, bajó el balón con el pecho y la cruzó al palo contrario sin dejarlo caer.

Es la tercera final consecutiva que precisa una prórroga, ya que las anteriores, la de Sudáfrica 2010, entre España y Holanda, se resolvió en el añadido con un tanto de Andrés Iniesta, y en la de Alemania 2006 Italia y Francia acudieron a los penaltis.

Argentina y Alemania empataron 0-0 al término de los 90 minutos y fueron a un alargue de media hora para definir al nuevo campeón del Mundial. Fue un partido vibrante desde el principio al fin, donde ambos equipos regaron con sudor el pasto del estadio Maracaná en busca de recuperar una gloria perdida, en esta tercera final entre ambos equipos.

Argentina tiene dos títulos de Copa del Mundo y Alemania tres, pero ninguna en más de dos décadas. Salida desde el fondo con pelota limpia fue el común denominador de ambos equipos, con defensas solventes y que adelante en ningún momento especularon.

Parecía que el centro del campo sería la clave del partido, pero en general esa resultó zona de transición, y cuando la batalla se daba en esa zona Javier Mascherano y Bastian Schweinsteiger exhibieron solvencia sin llegar a sacarse chispas, aunque en la segunda etapa se acabó el tratado de paz.

Alemania manejó la pelota pero quedó expuesta al contragolpe, una falencia que desnudó de entrada cuando Gonzalo Higuaín se filtró por derecha, le ganó al cruce desesperado de Jerome Boateng y su disparo cruzado pasó cerca de la línea de gol y se perdió al lateral.

Lionel Messi fue habilidad y vértigo por derecha y otro tanto ocurrió por ese sector con las escapadas en combinación de Thomas Mueller y Philipp Lahm, una sociedad que le complicó la vida a Marcos Rojo hasta que Enzo Pérez acudió en su auxilio y equilibró el duelo.

“Pipita” Higuaín tuvo otra excelente ocasión de gol en el primer tiempo, cuando recibió un cabezazo hacia atrás de Toni Kroos y tras encarar solo frente al arco lanzó un sablazo que arañó un poste.

Y después Alemania estuvo a punto de abrir el marcador en los descuentos del primer tiempo, cuando Benedikt Hoewedes estrelló el balón en un poste al cabecear un tiro de esquina de Mesut Oezil.

“Ole, Ole, Ole, Messi, Messi”, cantaron miles de argentinos cuando la “Pulga” tomó la pelota y desempolvó su fantástico slalom entre un bosque de piernas para un remate esquinado que se perdió apenas por arriba.

De a poco, Alemania se empezó a hacer dueña del partido, Argentina se replegó un poco, pero no aventuraba cuál de los dos terminaría su historia con un final feliz.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.