Luis Alejandro Borrero/lborrero@el-carabobeno.com

El asedio persiste. No hay clemencia del hampa contra los trabajadores de las plantas de tratamiento, potabilizadoras y estaciones de bombeo de la región central del país. Llega la noche y con ella la incertidumbre. En marzo se han registrado al menos tres robos y hurtos a instalaciones de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro), denunció a través de un comunicado el Sindicato Nacional del Sector Agua Potable y Saneamiento (Sinebustrapsv).

En marzo en dos ocasiones delincuentes han ingresado a la estación de bombeo del embalse Pao-Cachinche, al suroeste de Valencia. Los trabajadores han sido secuestrados, atados y robados por antisociales, quienes aprovechan la noche y la poca o nula vigilancia para ingresar a lo que se considera como estaciones estratégicas para el Estadoahora abandonadassostiene la organización sindical.

El patrimonio de la Hidrológica está siendo desmantelado. La lancha de Hidrocentro que funciona en el embalse Pao-Cachinche fue robada. No hay investigaciones iniciadas al respecto. El bote se utilizaba para hacer inspecciones en el cuerpo de agua, principal fuente hídrica para los carabobeños y que abastece los municipios Valencia, Naguanagua, Libertador, parte de San Diego y parte de Los Guayos.

En la estación de bombeo los delincuentes buscan principalmente cobre de materiales para revenderlos. Pasa lo mismo en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales La Mariposa y la Potabilizadora Alejo Zuloaga, donde también se han registrado robos en marzo. Las promesas de instalación de dispositivos de seguridad no se han cumplido, denunció el sindicato.

LICITACIONES DESIERTAS

La empresa ha intentado contratar servicios privados de seguridad. El 30 de noviembre se publicó un concurso público en la página web de Hidrocentro. La petición se hizo para proteger las plantas de potabilización y estaciones de bombeo en Cojedes. Pero la licitación CA-HC-2015-026 quedó desierta.

En la planta de Tirgua, en Cojedes, delincuentes robaron el carro de uno de los operadores. “No hay denuncias porque los trabajadores viven bajo amenaza de despido o calificación”, aseguró Yorman Acosta, coordinador nacional de reclamos del sindicato. Denunció que desde los departamentos legales y de recursos humanos de la empresa se orquesta un plan de hostigamiento sistemático contra quienes denuncian fallas en la estatal.

TRABAS EN EL RECONOCIMIENTO

El pasado 28 de marzo representantes de Sinebustrapsv presentaron documentos que legitiman al sindicato a escala nacional. Pero en Hidrocentro no fueron recibidos. La organización incluso está reconocida por la empresa matriz del agua, Hidroven, como lo muestra un sello en su boleta de registro sindical. “Lo vemos como violencia a los derechos de los trabajadores, quienes necesitan de toda la ayuda posible, pues el sindicato regional calla ante maltratos, discriminación”.

Sinebustrapsv hizo un llamado a los trabajadores de la hidrológica a alzar su voz. Los atropellos son constantes, aseguran Freddy Oroño, presidente del Sindicato y Jesús Briceño, coordinador de seguridad industrial, quienes suscriben el documento. La dotación de insumos también es escasa. “Hacemos un llamado a la Fiscalía, Inspectoría del Trabajo, y el Instituto Nacional de Previsión Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel)”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.