Luis Alejandro Borrero|@LABC7 

Carmen Cermeño se siente presa como periodista en Venezuela. Era eso lo que quería expresar. Este martes llevaba una pancarta sobre su cuello con la forma de barrotes que sujetaba con ambas manos. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa la Organización No Gubernamental (ONG) Espacio Público contabiliza más de 60 agresiones en 2016: casi cuatro por semana. “En Venezuela hay graves problemas de la libertad de expresión. Exigimos que el Estado cumpla su papel y garantice el derecho humano a la información”, afirmó su director, Carlos Correa.

La prensa agoniza. La negación de vender papel crea mucha incertidumbre. “¿Cómo no sentirme presa? La situación de papel es crítica. Constantemente estamos expuestos a la censura”, reafirma Cermeño.  Por eso se realizó una marcha llena de periodistas y miembros de la sociedad civil hasta la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para entregar un documento. “Los organismos internacionales tienen una responsabilidad de hablar alto y claro sobre la situación del periodismo en Venezuela. Cuando se golpea a un periodista, se golpea a la sociedad”, dijo Correa.

El documento hace peticiones al Estado para que responda y garantice el trabajo de la prensa. “Queremos que la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas visite el país”. Organizaciones como el Colegio Nacional de Periodistas (CNP), Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Expresión Libre y Espacio Público se comprometieron a hacerle seguimiento a las peticiones. “Recorrimos todas las instituciones nacionales. Ahora le pedimos al PNUD que cumpla el mandato de la Asamblea General de Naciones Unidas para que proteja a periodistas y promueva la existencia de medios libres, plurales y democráticos”, añadió Marco Ruiz, secretario general del SNTP.

Los medios son coaccionados, perseguidos, sostiene el sindicalista. Y Cermeño sabe a lo que se refiere. En uno de los diarios más prestigiosos de su región, en Aragua, ella vivió cómo altos funcionarios del Gobierno llamaban para controlar la información que salía publicada y la que no. Ese estado ha sufrido en las últimas semanas violaciones severas a la libertad de prensa. La secretaria del CNP seccional Aragua, Amira Muci, confiesa a El Carabobeño que todas han quedado sin respuesta: otra razón para marchar. El SNTP contabiliza más de 2 mil agresiones en los últimos años, la mayoría aún impune.

Hugo Cabezas citado otra vez en la AN

El Complejo Editorial Alfredo Maneiro (CEAM) ha funcionado como un brazo represor del Ejecutivo contra la prensa. Creado en 2013, instauró el monopolio de la importación de papel, dejando a medios como El Carabobeño sin edición impresa y otros como El Impulso a punto de cerrar. “El Complejo Maneiro tiene que entregar el papel que tiene allí. Regala esa materia prima a medios que funcionan como panfletos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que se imprimen a full color sin tener publicidad. Ese monopolio es abusivo”, opinó Marco Ruiz.

La comisión de medios de la Asamblea Nacional (AN) visitó la semana pasada el CEAM. Se constató que las bobinas de papel están hasta el techo, informó el diputado Tomás Guanipa, quien preside la comisión. “Encontramos en Maneiro cantidades industriales de bobinas de papel. Pero a El Carabobeño se lo niegan desde hace más de un año”, dijo desde la marcha.

Para Guanipa el descaro es increíble. El presidente del CEAM, Hugo Cabezas, dijo que se reservaba el derecho de vender papel a quien quisiera. “Los periodistas libres la están pasando muy mal. Son perseguidos como gremio. Pocas veces el ejercicio fue tan peligroso”. Se inició un proceso de investigación que se llevará a la Contraloría. En el informe se demostrará cómo a través de intermediarios se compró papel a terceros con sobreprecio. Olivia Lozano, vicepresidenta de la comisión, aclaró que Cabezas será citado nuevamente a la comisión de medios la próxima semana.

El impulso, límite permanente

La preocupación no se borra del rostro de Carlos Eduardo Carmona, director del diario El Impulso. “Es una zozobra permanente”. El clima de trabajo es apocalíptico, confiesa ante los medios internacionales. Cuando un reportero le cuestiona sobre si hay libertad de expresión, asegura que lo que se dice tiene consecuencias. “Hay que tener valentía y seguir. Espero que falte poco para que vuelva la normalidad. El país ya no aguanta tanta mentira. Yo estoy aquí con los periodistas porque los admiro y felicito“.

Cuatro veces El Impulso ha estado a punto de cierre por falta de papel. Es terrible, agrega su director. Los trabajadores no saben si van a cobrar la quincena que viene. La zozobra es permanente en estos últimos dos años. “Solo pido que nos dejen trabajar”.

Carabobo presente exigiendo respuesta

El CNP en Carabobo contabiliza 11 casos de agresiones contra periodistas. Todas han sido llevadas a instancias como el Ministerio Público, informó María Torres, secretaria seccional. Denunció que en la región los cuerpos de seguridad del Estado no prestan la debida protección a comunicadores.

El Carabobeño estuvo presente en la marcha. La pancarta era la más grande y estaba en la cola de la manifestación. Era sostenida por los trabajadores del diario, que desde el 18 de marzo no circula por falta de papel. Representantes del CNP en la región acompañaron al Diario del Centro en Caracas y alzaron su voz en contra del monopolio del CEAM y su discrecional venta de insumos con fines políticos.

La Libertad de Prensa no es solo para periodistas. Una comisión de los 164 trabajadores de la Fundación Televisora de la Asamblea Nacional (ANTV) acompañó la caminata que partió de la estación del metro de Los Cortijos hasta la oficina del PNUD. “Fue uno de los saqueos más grandes”, dijo Yoraco Falcón, vocero, sobre la sede desmantelada de la televisora. Denunció que tres compras de equipos no se efectuaron. “Ahora nosotros estamos en un limbo laboral. Estamos haciendo de tripas corazones para poder comer”.

La marcha culminó a las 12:30 p.m. Los representantes de organizaciones pasaron a la oficina de Naciones Unidas, donde entregaron el documento y fueron atendidos por un secretario. Afuera, los manifestantes seguían gritando lo mismo que durante la caminata de más de 2 kilómetros: “Censura es dictadura”.

Tinedo Guía lo tiene claro. El secretario nacional del Colegio Nacional de Periodistas, indicó que no dejarán de marchar. “El día que no valga la pena seguir protestando estaremos muertos. La lucha se tiene que dar hasta el final, y si en eso se nos va la vida, bien rendida estará”. La libertad no es una quimera de países de primer mundo. Se tiene que salir a conquistar a diario, en cada calle, individuo y regalo. “Una cúpula podrida que ha hecho que el país haya quedado en ruinas tiene que entender que aquí hay gente que está dispuesta a dar la vida para lograr la mayor libertad posible”. Aseguró que no se detendrán hasta sentir que Venezuela es un país verdaderamente democrático.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.