COMPARTE

EFE

 El magnate y
candidato a las primarias republicanas de 2016 Donald Trump se negó este
domingo a disculparse por sus polémicos comentarios ofensivos sobre la
presentadora de Fox Megyn Kelly y aseguró que “estima” a las mujeres.

“Yo no hice nada malo en absoluto”, dijo hoy Trump
en una entrevista en CNN, en la que aseguró que se han malinterpretado los
comentarios que hizo sobre Kelly en una entrevista en la misma cadena el
viernes por la noche.

El magnate insinuó entonces que la presentadora fue dura con
él en el debate republicano del jueves porque tenía la menstruación.

“Podías ver cómo le salía sangre de sus ojos. Le salía
sangre de su… donde sea”, dijo Trump sobre Kelly, la única mujer entre
los tres moderadores, cuyas preguntas incisivas al magnate se situaron entre lo
más comentado del primer gran debate presidencial de 2016.

Hoy el magnate, a quien esta polémica le ha costado el veto
en un evento conservador y la marcha del asesor principal de su campaña, trató
de explicar que él no quería insinuar que la presentadora era dura con él
porque tenía la menstruación.

“Yo estimo a las mujeres. ¿Quién diría algo así? ¿Crees
que yo haría una declaración como esa? ¿Quién haría una declaración como esa?
Solo una persona enferma podría siquiera pensar algo así”, esgrimió el
magnate.

La campaña del magnate sufrió ayer un importante revés con
el veto a su discurso en una influyente reunión conservadora en Atlanta
(EE.UU.) por sus comentarios sobre la presentadora de Fox, que para muchos han
cruzado todas las líneas.

Estaba previsto que Trump fuera el orador estrella del
evento que organiza este fin de semana el blog conservador RedState y por el
que entre el viernes y el sábado pasaron 9 de los 17 candidatos de las primarias
republicanas.

“(Trump) no es un político profesional y es conocido
por ser directo al hablar. Pero hay líneas que no deben cruzar incluso quienes
son directos al hablar y políticos no profesionales. La decencia es una de
ellas”, argumentó ayer en un editorial Erick Erickson, director de
RedState, para explicar la exclusión del magnate.

Trump, fiel a su estilo bravucón, desdeñó hoy el evento
conservador en la entrevista con CNN y dijo que Erickson “es un perdedor
que ha apoyado a muchos candidatos perdedores”.

El magnate iba a ser el ponente principal dada su condición
de líder en las encuestas tras haberse adueñado de la campaña desde hace mes y
medio con sus exabruptos y salidas de tono.

Molesto por el revés que supone este veto para su
candidatura, Trump intentó ya ayer esgrimir que con su comentario no se refería
a la menstruación sino a la sangre que le salía de la “nariz”.

“La cita sobre Megyn Kelly: podías ver cómo le salía
sangre de sus ojos, sangre saliendo de su donde sea (nariz)”, escribió
ayer el magnate en su cuenta de Twitter.

La exclusión del evento de RedState no es el único
contratiempo que ha sufrido este fin de semana la campaña de Trump: su asesor
principal, Roger Stone, abandonó el equipo.

La campaña dice que lo despidió pero él ha dicho que se fue
por su desacuerdo con los ataques del magnate a la presentadora, que le desvían
del mensaje.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.