COMPARTE


(Foto Archivo)

EFE

Los latinoamericanos venimos sociables de fábrica, señala el brasileño Guilherme Ribenboim, vicepresidente de Twitter para América Latina, para destacar que el negocio de la empresa del pajarito azul va “muy bien” en América Latina.

“Nos gusta compartir y hablar, tenemos una cultura de la conversación, nos gusta relacionarnos con la familia y los amigos”, dijo hoy Ribenboim en una entrevista con Efe en Bogotá, en la que, sin embargo, defendió que Twitter no es una “red social”, sino una red que sirve para “compartir información y opinión”.

Sin dar cifras, salvo los contundentes 302 millones de usuarios actuales, de los cuales el 77 % no está en Estados Unidos, el vicepresidente regional indicó que Latinoamérica es el mercado que más crece, tanto en lo que se refiere a usuarios como a ventas (publicidad).

En todo el mundo, Brasil es el quinto país más importante para Twitter, México está en el décimo puesto y Argentina y Colombia comparten el décimo quinto.

La sede regional está en Brasil, donde trabajan 70 personas, y también hay oficinas en México, con 30 empleados, y Colombia, con siete, a las que se sumará en junio una oficina en Miami (EE.UU.).

En otros países latinoamericanos están asociados a IMS, una empresa de representación, y por ahora no tienen previsto abrir oficinas propias, aunque sí están involucrados en todos los acontecimientos importantes en la región, desde la pasada Cumbre de las Américas en Panamá hasta la Copa América que arranca en Chile a mediados de junio.

En la Cumbre de las Américas hubo dos equipos de Twitter dedicados a ayudar a los políticos, empresarios y otros participantes a difundir sus informaciones y comentarios a través de la plataforma y por otro lado a recabar opiniones de la gente sobre los temas de la reunión.

En la Copa América de fútbol ayudarán a los organizadores a sacar el máximo partido de la plataforma y también a las selecciones participantes, entre las que mencionó a Brasil, Argentina y Colombia, a difundir informaciones.

A Ribenboim no le parece que esas tareas signifiquen meterse en el terreno de los medios de comunicación.

Lo que el ve es que Twitter es una herramienta ideal para ayudar a los periodistas a ahondar en el análisis, ver distintos ángulos de la información y poder encontrar personas que sirvan de fuentes.

También es útil para los gobiernos y para los políticos en general, especialmente en procesos electorales. Al respecto señala las posibilidades que brinda para organizar debates y también para conocer inmediatamente qué es lo que el público quiere y piensa.

Pero Ribenboim sobre todo está “orgulloso” de que Twitter sirva para dar voz a la gente y para “desarrollar la democracia”.

“No queremos cambiar el mundo, pero sí que la gente hable, que pueda ejercer su derecho a expresarse”, subraya.

Cuando se fundó la compañía en 2006, dos años antes de que salieran al mercado los teléfonos inteligentes, sus creadores se propusieron que sirviera para que “la gente pudiera compartir lo que estaba pensando en tiempo real”.

Según Ribenboim, a eso van a seguir apostando.

“Se trata de reforzar, no de cambiar el ADN (código genético) de Twitter”, dijo el directivo brasileño, quien considera que el éxito de la compañía no va a ser pasajero y que su principal activo son sus tres “diferenciadores” respecto a otras plataformas.

“Hay otras plataformas, pero ninguna tiene los tres diferenciadores: ser en tiempo real, ser abierta y ser ‘conversacional'”, a lo que se suma que es la mejor para conectarse a la televisión, aseveró.

Seguro de que proteger sus señas de identidad es lo mejor para Twitter, Ribenboim no duda en responder “no” cuando se le pregunta si alguna vez se podrá usar más de 140 caracteres por tuit, algo que piden muchos usuarios, sobre todo los hablantes de idiomas como el español y el portugués que tienen palabras generalmente más largas que el inglés.

Al respecto recuerda lo que Jack Dorsey, uno de los fundadores de Twitter, respondió hace dos años cuando le preguntaron lo mismo en Brasil: “la creatividad brilla más cuando hay límites”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.