COMPARTE

Dayrí Blanco

Dos cosas quedaron en evidencia este viernes: la medida de presión funcionó con la paralización total de las actividades en la Universidad de Carabobo (UC), y las autoridades de la institución cumplieron con el nuevo requisito para el pago de nóminas impuesto por el ministerio de manera imprevista. El dinero fue transferido al mediodía del 1 de abril y los trabajadores recibirán sus salarios de manera tardía entre el martes 5 y el miércoles 6 de abril.

927 millones 181 mil 585 bolívares se recibieron de parte de la cartera de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología para la cancelación de la segunda quincena de marzo, bono de alimentación y días adicionales a los trabajadores de la casa de estudios. Queda pendiente el dinero para pagar el 8.5%

De acuerdo con los lapsos establecidos por cada entidad bancaria, se hará efectiva la transferencia al personal. El bono de alimentación sí fue depositado durante la tarde del viernes.

Para debatir esta crisis presupuestaria la rectora, Jessy Divo de Romero, convocó a un Consejo Universitario Ampliado, al que asistieron exautoridades y exrectores en solidaridad con la UC. Hizo un llamado al Ejecutivo para que no se vuelva a repetir esta situación en el mes de abril, además pidió que no se condicione la cancelación de los salarios a un requisito diseñado por el ministerio. “Eso es ilegal e inconstitucional. Es muy fácil decir que no se transfirieron los recursos porque no se mandaron las maquetas, pese a que se envió puntualmente”. Desde que comenzó su gestión, en mayo de 2009, esta es la primera vez que se retrasa o no se cumple con este beneficio.

Divo de Romero responsabilizó al Ejecutivo de poner en riesgo el semestre o el año de más de 60 mil estudiantes, debido a que la paralización de las actividades, no solo produce que no haya clases, sino que también se deja de prestar los servicios de transporte y comedor.

PROTESTA PASIVA

No se quedaron en sus casas. Desde las 7:00 a.m. profesores de la UC acudieron a la cita pauta en la sede del Rectorado. Volantearon y perifonearon mensajes de alarma por la situación. Jesús Villarreal, presiente de la Asociación de Profesores de la UC (APUC) aseguró que las actividades de protestas se mantendrían hasta que llegaran los recursos adeudados.

En 100% se cumplió el paro. Obreros y empleados se sumaron al llamado y la universidad se mantuvo desolada. “Es un cierre técnico estimulado por el alto Gobierno”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.