COMPARTE

EFE

Con cada móvil
inteligente convertido en una cámara de televisión y con los medios anhelantes
de tener imágenes de cada suceso, el volumen de vídeos falsos que se cuelan en
los informativos es un problema para el que un grupo de investigadores en Austria
afirma tener ahora un filtro efectivo
.

Se
trata de combinar diferentes tecnologías para crear un sistema que permita
determinar la credibilidad de un vídeo
“, explicó Lyndon Nixon, del
departamento de Tecnología de Nuevos Medios en la MODUL University Vienna y uno
de los responsables del proyecto.

La presencia cada vez más imprescindible de los móviles hace que casi siempre haya un usuario cerca para
grabar imágenes de un suceso y distribuirlas rápidamente, una fuente de
material de incalculable valor para los medios de comunicación, pero también
fuente de potenciales vídeo falsos o falsificados cuya emisión puede dañar la
credibilidad del medio
.

Esta
investigación, financiada por la Unión Europea, es parte del proyecto europeo
“InVID” In Video Veritas, y confía en tener listo en un año
, aunque
el proyecto abarca tres, un primer prototipo de un sistema para analizar y
establecer si un vídeo de un aficionado es creíble o no.

“InVID
proveerá más o menos un certificado de autenticidad para vídeos generados por
usuarios. Esto significa que las emisoras, las agencias de noticias, los
editores y los proveedores de web pueden confiar en la autenticidad del
material disponible”, abunda Nixon en el tema en un comunicado distribuido
hoy en Viena.

La idea
es emplear distintos métodos. Uno puede ser analizar la autoría del vídeo o de
la persona que lo ha mandado
. Nixon pone el ejemplo de un vídeo del que se dice
está rodado en Siria pero cuyo autor vive en México.

Así,
comprobar el perfil en las redes sociales del autor, las imágenes que ha subido
antes o número de seguidores puede dar pistas sobre su credibilidad.

Además,
este detector de vídeos falsos aplicaría un software para detectar si la imagen
ha sido editada o trucada
, e incluso usaría la tecnología para establecer si el
paisaje o la ropa de quienes aparecen en la imagen se corresponde con el
escenario al que se atribuye.

Nixon lo
explica con el uso de Google Earth para comprobar si una imagen que se dice
está tomada, por ejemplo, entre Siria y Turquía, se corresponde con la
realidad. Este nuevo sistema realizaría esa misma comprobación de manera más
rápida y automática.


“El
sistema va a funcionar muy rápido”, afirma este investigador
, quien confía
en que, si el usuario dispone de suficiente potencia de procesado, se podrá
tener un veredicto sobre el grado de verosimilitud de un vídeo “en
cuestión de minutos”.

Algo
esencial en la redacciones, donde es prioritaria la rapidez en la selección y
emisión de imágenes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.