COMPARTE


La casa que acoge este centro hace al mismo tiempo de oficina y sala de exposiciones. (Foto EFE)

EFE

Más de treinta artistas trabajan en barracones llenos de esculturas, cinceles, pinceles y aguarrás que el Kuona Trust Center de Nairobi ofrece como estudio a jóvenes kenianos pertenecientes a la nueva ola de artistas plásticos en África Oriental.

Es una suerte de laboratorio que, desde 2008, ofrece a los artistas emergentes “un espacio donde trabajar y aprender nuevas técnicas pictóricas”, explica a Efe la directora del centro, Sylvia Gichia.

Tom Phiri es uno de ellos. Lleva más de tres años trabajando en este centro pionero que genera una “familia” de artistas que intercambian técnicas, y “se ayudan unos a otros a crecer”, comenta a Efe.

Mediante este espacio y publicidad y financiación, el Kuona Trust sirve de paraguas para numerosos proyectos artísticos de África Oriental, centrados especialmente en el arte contemporáneo y experimental.

La casa que acoge este centro hace al mismo tiempo de oficina y sala de exposiciones, mientras que en el jardín descansan numerosas obras de los artistas, una parcela con aspecto de museo al aire libre.

En uno de los barracones, lleno de esculturas de madera y metal, Phiri defiende que es el momento de que la cultura de África Oriental “vuelva a renacer”.

“Antes, la cultura había quedado olvidada. Teníamos otras cosas en qué pensar, como el colonialismo o el desarrollo… Ahora es el momento de promover un renacimiento”, afirma, señalando a sus compañeros artistas como artífices de ese resurgir.

Porque Kuona Trust Center, a diferencia de las universidades de Bellas Artes o Artes Gráficas, es un lugar en el “que hay que ensuciarse las manos” y trabajar al cien por cien, insiste Gichia.

Los artistas residentes, que disponen cada uno de un espacio propio, se dedican cada día a dar forma a su trabajo, que luego exponen y venden dentro del propio centro.

Para llegar a ser artista residente en Kuona, lo más importante es ser un “artista a tiempo completo: vivir y existir por el arte”, explica su directora.

Phiri reconoce que ahora es más fácil para los jóvenes creadores africanos conseguir vivir del arte, ya que hay una mayor red de artistas y de mercados.

De hecho, para él no fue nada fácil que sus padres aceptaran su vocación, algo que también le ocurrió a Alex Mjoroge, de 25 años, cuando decidió cambiar la carrera de Empresariales por el arte.

“Ellos no podían entender este cambio, pero después vieron la pasión que yo tenía, los trabajos que puedo hacer, lo que he aprendido de otros artistas”, recuerda.

En Kuona no sólo hay artistas kenianos. Entre los 35 residentes se pueden encontrar nacionales de Zambia o Sudán, por ejemplo, que han viajado hasta Nairobi para aprender y conocer este nuevo mercado emergente.

“Es difícil vivir del arte, es todo un desafío”, coinciden los artistas de Kuona que hablan con Efe. Sin embargo, este espacio ofrece “la infraestructura que permite que un artista, al cabo de unos años, salga y sea capaz de tener un estudio, ganar dinero con su arte”, defiende Gichia.

Por suerte, y pese a la crisis económica que afecta al mundo entero, el mercado de África está creciendo y “todavía no ha alcanzado su verdadero potencial”, asevera Mjoroge.

En su opinión, es necesario “exponer la gente al arte contemporáneo, ya que antes querían lo típico, animales, arte masai… pero ahora estamos ofreciendo otras cosas”.

En esa misma línea se pronuncia Gichia, quien insiste en que, en el mercado del arte africano, “las cosas han cambiado”.

“Venimos de un lugar donde sólo compraba la comunidad expatriada, pero ahora vendemos a gente local”, explica. Y no sólo eso, muchas obras también salen al extranjero, y algunos nombres kenianos “están empezando a ser reconocidos internacionalmente”.

Es “un tiempo excitante” para ser artista contemporáneo en esta parte de África, concluye.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.