Entreteje el equipo y avanza.. (Foto Archivo)

Dhameliz Díaz / ddiaz@el-carabobeno.com

33 años. “Soy bioanalista, microbiólogo, doctor en bioquímica y post doctorado en biofísica y bioquímica”. En 2006, durante el desarrollo de su primera tesis para obtener la maestría, comenzó a trabajar con leche materna. “Hemos encontrado cosas que no te imaginas”. El microscopio le reveló entonces unas figuras solubles con su típica forma de T, unidas en forma de anillo, de colores amarillentos: los anticuerpos catalíticos que pueden contrarrestar la actividad cancerígena. ¿De verdad? Inevitable no contagiarse con su entusiasmo capaz de derribar el desaliento. Sigue detallando avances reconocidos en el ámbito científico internacional. “Luego descubrimos unas moléculas que se llaman Defensinas, espectaculares para liquidar al VIH. Descubrimos un factor que se llama Trefoil [Trebol] beneficioso para el lactante. El año pasado publicamos tres artículos en Europa… Este año, tengo tres estudiantes trabajando en eso, hallamos Exosomas [bolsitas de grasa que están en la leche materna humana]: imagínate, son genes que la mamá al amantar le suministra a su hijo para toda su vida”.

El relato va construyendo futuro: “Nos quedamos locos, son 14 mil genes que tienen funciones. Hasta ahora hemos descubierto un antiinflamatorio y defensor contra bacterias y parásitos”. En ningún otro organismo, una hembra mamífera es capaz de traspasar genes a sus crías, enfatiza animado a que comprendamos bien la envergadura del hallazgo. “Nos tiene impactado. Son dos de 14 mil… en eso nos vamos a enfocar”.

Entreteje el equipo y avanza. Estudiantes de medicina, de bioanálisis, dos laboratorios de Caracas. Alecciona su trabajo de hormiguita que extiende en las aulas de la Universidad de Carabobo, en Aragua.

Es como empoderarse de optimismo, no había pacientes que atender, ni resultados que entregar. En el pequeño laboratorio se inoculaba pasión y se recomponía el alma.

Lo desalojaron del Centro de Biofísica del IVIC [Humberto Fernández Morán, el inventor del Bisturí de Diamante y Jacinto Convit que por motivos políticos distintos también salieron de allí]. Una jefe más política que científica no le renovó el contrato, “febrero 2012”, recuerda tratando de precisar la fecha. “Yo no me quería ir… problemas de autoría de los artículos científicos, oro para el investigador… Un conflicto ético de autoría… No me doblegué a sus intereses…”

Sin que ese rastro de sectarismo de la revolución roja rojita y de ego lo marque, se ubica en otro ángulo para reconocer la iniciativa que adelanta el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología de promover las revistas nacionales, obligando a los investigadores a publicar.”Antes nuestras revistas estaban traducidas al inglés, Acta Científica era la mejor de toda Latinoamérica e impactaba a la comunidad internacional, pero cayó en manos de investigadores pocos confiables y ya ni siquiera sale de Venezuela”.

Trabajar con bacterias buenas

Junto a cuatro más, “tres que trabajamos full y dos que aportaron el capital más grande y nos quieren ayudar, aunque todos somos socios igualitarios”, se aventuró a fundar el primer laboratorio de Bioquímica y una empresa de biotecnología en San Diego… Ganado para invertir, uno de los socios Jorge Sánchez sueña con descontaminar el Lago de Valencia así que cuando Girolamo le mostró los resultados de investigaciones con la leche materna que ha adelantado desde 2006, pues quedó cooptado con las probabilidades de usar el yogurt para el saneamiento ambiental; “seguro nos pondrá a trabajar duro con eso, sin ser político está haciendo gestiones para desarrollar un plan de arborización en la cuenca”, se ríe feliz convencido que lo logrará. Así que no se detiene, está investigando en el laboratorio con las bacterias buenas, “organismos vivos de diversos tipos de leche vencidas y utilizarlas para descomponer el caucho y sustancias químicas. ¡Es trabajar con vida! No con sustancias tóxicas”.

-Trataremos de degradar un guante de látex, una manguera, una chancleta… No buscamos hacernos ricos, un científico que se queda en Venezuela no busca la plata, sino utilizar bacterias buenas que se coman los contaminantes del Lago de Valencia… Creo que ése debe ser el norte de la ciencia, ayudar a resolver los problemas del país. Si realmente se quiere al país, más que enfocarse en ideologías, el objetivo es reunir a expertos y personal calificado para encontrar soluciones”.

Entonces comienza hablar de este proyecto ecológico: Bacterias que se puedan comer a los contaminantes de manera natural. “La biotecnología es económica, con un yogurt que cuesta 25 bolívares pongo a crecer las bacterias, establecer algunas condiciones y rutas. Usar la naturaleza para fines benéficos de la misma naturaleza, poniéndole un poquitico de cabeza… En eso estamos”.

Apasionado, sigue su relato de esperanza, con algunos peros: “Aunque no lo creas yo apuesto a Venezuela. Todavía hay científicos de alto calibre que se están quedando en el país para hacer mejor ciencia. Lastimosamente, hay muchos cerebros que se nos han ido; quien me enseñó a trabajar las proteínas de la leche materna, Freddy Romero está en Harvard… Hay otros investigadores que han emigrado a Japón… Pero no me da pena alzar mi voz para reconocer el Programa de Estímulo al Investigador PEI, que ha financiado a investigadores venezolanos, aunque algunos, apenas van una o dos veces a la semana al IVIC. Da lástima conocer cómo se dañan los equipos y se vencen los reactivos. El viceministro de Fortalecimiento de la Ciencia y las Tecnologías, Francisco Durán, está bajando recursos, me aceptó como investigador acreditado del PEI lo cual me permite presentar proyectos… Y aunque sintamos que estamos metidos en una bomba de tiempo que puede estallar en cualquier momento, reconozco que ha tenido una iniciativa positiva con la comunidad científica venezolana”.

Buscar los recursos

Como la biotecnología no es lucrativa, para financiar las investigaciones instaló con su novia -que es bioanalista y bioquímico como él- un laboratorio clínico en Guacara, municipio de Carabobo. Compró equipos de última generación en oportunidad de viajero sometido al control cambiario, antes de 2014, claro. “No has de creer que este microscopio, que tiene un valor aproximado de 180 mil bolívares nos costó dos mil pagando el envío y todo. Si queremos avanzar con la ciencia tenemos que buscar nuestros propios recursos”. Toma una muestra de heces que ya ha sido procesada, e invita a identificar ‘la Escherichia coli”, unos gusanitos que se mueven o punticos, carecemos de la distinción. “Si todos sabemos más, mejor”, nos anima. “Las ganas es el activo que valoro más”.

– El laboratorio de biotecnología ha financiado tesis de grado de mis estudiantes de la Universidad de Carabobo, porque hacemos adquisiciones que sirven con este fin. No es factible que un estudiante que no trabaja pueda comprar un reactivo que cuesta 32 mil bolívares. Como investigador nos toca buscar los recursos y financiar los proyectos. Estamos tutoreando seis estudiantes de bioanálisis y medicina que se graduarán el año que viene.

Con Dos Gabriela [su novia y socia] está investigando sobre la cura de la Diabetes tipo 2. “Vamos para allá, determinar si los Trefoil 3 de la leche materna pueden curarla. Ya se están haciendo los experimentos”.

¿Cómo hiciste para no desanimarte y seguir creyendo en Venezuela, luego de la salida del IVIC y las presiones indebidas a las autoridades de la Universidad de Carabobo para que abandonaras tus investigaciones en laboratorios de la institución?

-Cuando se asomó la posibilidad de que me pudieran sacar, pensé en mis estudiantes porque están adelantados y se atrasarían, pero mantenemos las esperanzas porque son más las muchísimas satisfacciones que nos proporciona investigar con los estudiantes. Formarlos es lo que nos mantiene en el país.

¿Cuál es el secreto para traspasar los escoyos y mantenerte animoso, desbordando entusiasmo?

-La fórmula es trabajar con la verdad. Me libró en el Ivic porque no me retracté y tampoco me eché a morir, más bien me dio fortaleza, de mantenerme en la Universidad de Carabobo… ¡Si estoy seguro, la verdad! No me molesta repetir resultados, aunque signifiquen ocho horas más, una semana adicional de trabajo hasta que sean confiables.

¿Se podría aplicar en la vida diaria la metodología que aplicas en tus investigaciones de laboratorio?

-Si… sonó reflexivo. La primera práctica es desconfiar de nosotros mismos cuando los resultados nos dan “bien bonitos” como lo estábamos esperando, buscamos otros por qué. Siempre tratamos de superarnos a nosotros mismos, de aprender nuevas técnicas, formarnos, asistir a congresos. La ciencia no es tu vida, sino parte de tu vida y tienes que dedicarle parte de tu tiempo para ayudar a las personas. Creo que es eso: Hacer el trabajo con el mayor amor, con ganas, como si fuera una diversión. Esta es la primera empresa de biotecnología de Venezuela y haremos cosas grandes.

En ebullición, nos revela que está haciendo una parte de proteómica ¿Qué? Son proteínas que aislamos de la leche y están inhibiendo el crecimiento del cáncer de colon que reproducimos en el laboratorio y las inflaciones que son totalmente nefastas. Prácticamente no hay tratamiento y termina en muerte. Girolamo es una hormiga de la esperanza.

Rastros de la revolución

*.- Al menos un millón 600 mil venezolanos están fuera del país (4 y 6% de la población nacional). De este grupo, 88% -un millón 400 mil personas- armó sus maletas en los últimos 15 años, de acuerdo con investigaciones de Tomás Páez, sociólogo de la UCV

*.- Un estimado de 9.000 científicos venezolanos están viviendo actualmente en los EEUU, comparado con 6.000 trabajando en Venezuela, según Iván de la Vega, profesor de la Universidad Simón Bolívar con Doctorado en Estudios Sociales de la Ciencia en el IVIC, especializado en la movilidad y migración de los tecnólogos y científicos venezolanos

*.- 73% de los jóvenes venezolanos no se plantea irse a vivir a otro país, pero hay un 27%, casi 2 millones, que lo ha pensado alguna vez. Ese 27% se distribuye de la siguiente manera: 10% entre 15 y 19 años; 10% edades comprendidas entre 20 y 24 años y 7% (25-29)

*.- Principal razón para emigrar a otro país: Factores de tipo económico -43%- se aluden en primer lugar como razón que impulsaría a los jóvenes a emigrar. En segundo lugar, 22% menciona el interés en realizar estudios en el exterior

*.- La intención de emigrar es más frecuente cuanto más se asciende en la escala social (44% es la intención de emigrar del estrato más rico), sin embargo en el quintil más pobre hay 15% de jóvenes que alguna vez se ha planteado la idea de irse a otra nación

*.- 750 mil profesionales se han ido del país, 9% tiene intención de irse y alrededor de 4 mil profesores universitarios con doctorado han buscado emigrar, de acuerdo con la última encuesta realizada por datanálisis

*.- 61% de los jóvenes percibe que el país esté encaminado en la dirección equivocada, 26% piensa lo contrario (dirección correcta) y 13% no tienen opinión al respecto. Principales problemáticas del país en opinión de los jóvenes: 60% La escasez de alimentos; 54% inseguridad; 44% situación de pobreza; 43% altos niveles de inflación; 19% deficiencia en generación de empleos; 14% corrupción; 9% falta de vivienda; 7% violencia familiar; 6% deficiencia de servicios públicos; 5% baja calidad de la educación

*.- 70% de la población joven percibe que la situación actual del país es mala o muy mala. Si bien no se visualiza que el país marcha bien, en cuanto al acontecer personal la percepción es positiva, 68% estima que su situación en el presente es buena o muy buena

*.- Las perspectivas que los jóvenes tienen sobre el futuro del país están prácticamente divididas: 2 de cada 5 supone que en los próximos 5 años el país estará peor que ahora. Una fracción similar piensa que estará mejor y 1 de cada 5 no visualiza que cambie.

(Fuente: IIES-UCAB. Encuesta Nacional de Juventud 2013. Proyecto Juventud UCAB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.