Un paisaje impresionante. (Foto Eduardo Monzón)

Eduardo Monzón || Especial para El Carabobeño

La experiencia de subir a la cima del tepuy más alto de la sabana venezolana está lejos de ser un viaje más. Es una travesía que se fija en el alma del viajero, quien descubre en el recorrido profundos sentimientos y sensaciones, difíciles de encontrar en otro lugar.

Los tepuyes son las formaciones más antiguas del planeta. Para conocerlas es preciso adentrarse en la Gran Sabana recorriendo la Troncal 10, una carretera en muy buenas condiciones que todo venezolano debería transitar. Cielo y sabana se unen en el infinito para darle la bienvenida a una tierra mágica.

Instalarse en uno de los poblados más importantes de la Gran Sabana es la primera decisión: San Francisco de Yuruaní o Santa Elena de Uairén. En uno de estos dos puntos podrá encontrarse con los operadores turísticos con los que haya decidido emprender esta aventura o con algún guía pemón de la zona. La única forma de subir al Roraima es guiado por un experto.

Es importante verificar que se cuente con los equipos adecuados para la caminata de seis días: calzado cómodo, carpas resistentes a la lluvia, hidratación, alimentos, abrigo, bolsa de dormir, aislante térmico, protección para el intenso sol y los mosquitos. Que no falte nada, pero a la vez que se tenga la certeza de llevar solo lo necesario. Puede contratar a un porteador que traslade su equipaje.

El próximo paso es tomar un vehículo rústico rumbo a la comunidad indígena Paraitepuy, un recorrido por carretera de tierra que le da la certeza de que se dirige a un lugar verdaderamente alejado del ritmo frenético de la ciudad. Al llegar debe registrarse en la oficina de Inparques y puede comprar las últimas golosinas antes de comenzar la caminata.

El recorrido comienza subiendo por verdes colinas que de momento pueden dejarle sin aliento. Se atraviesan varios bosques de galería y algunos riachuelos que se cruzan por estrechos puentes de madera. De forma inesperada la vegetación se transforma y abre paso a un paisaje imponente, el Roraima se deja ver majestuoso, acompañado de su tepuy vecino, el Kukenán. Ambos le regalan un paisaje memorable, déjese abrazar por la energía ancestral que le impulsará a caminar atónito ante tanta grandeza. Después de atravesar el río Tek, caminará por algunos minutos hasta llegar al río Kukenán, donde se pasa la primera noche, bajo un cielo iluminado por millones de estrellas. Es importante que el cruce de ambos ríos se realice en medias para evitar resbalones en las piedras.

El segundo es para avanzar hasta el campamento base, un amplio espacio para instalar carpas frente a la inmensa pared del Roraima. Báñese en un pequeño pozo de agua helada, sentirá que acumula energía para vivir por 100 años, le aliviará el cansancio y los dolores musculares.

El tercer día es para el ascenso final, el trayecto más inclinado para adentrarse en una densa selva que le hará sentir que está muy cerca del mundo perdido.

La cima del Roraima

Un punto clave de este recorrido es el paso de las lágrimas, un estrecho sendero por el que debe transitar bajo una caída de agua y pisando inmumerables piedras. Luego de cuatro horas de ascenso llegará a la cima de Roraima, un momento de infinita plenitud, en el cual disfrutará de la sensación de libertad y paz.

Es importante no moverse de lugar sin su guía. La vegetación es única, el paisaje parece la locación para una película de dinosaurios o estraterrestres. En la cima debe ubicar una cueva para acampar, se les conoce como los hoteles. Luego debe visitar los jacuzzis naturales y bañarse a pesar del frío.

Puede dirigirse al punto triple, lugar donde se unen las fronteras de Brasil, Venezuela y Guyana. Arriba debe mantenerse abrigado, ya que el clima puede cambiar repentinamente. Después de un día y medio de expedición en lo alto de la sabana, inicia el retorno, con la satisfacción de haber estado en uno de los lugares más únicos del mundo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.