COMPARTE

Sara Pacheco

 

Cien metros de calle emulan el Lago de Valencia. No por su
historia o alrededores, sino por las similitudes en olor y presentación del agua.
Las botas de goma son obligatorias para los vecinos de la segunda calle del
barrio Andrés Eloy Blanco, al igual que el cloro. Este elemento que no puede
faltar para desinfectar tal vez tres veces al día, cualquier mueble o utensilio
que ha estado en contacto con el aire.

La razón de este exceso de cuidado es simple. Desde hace más
de tres meses el colapso en aguas servidas, aunado a la obstrucción de los
desagües más cercanos, ha creado una laguna verde y maloliente.

A la vez que Berta Piña, miembro del consejo comunal,
explicaba las razones del desbordamiento, Arnoldo González junto a otros
habitantes, se unían para resolver el problema como mejor saben hacerlo: a
través de la autogestión. Unas cabillas empujando desechos darían un respiro
momentáneo. Las denuncias se han hecho. Una comisión se acaba de ir a
Hidrocentro porque hoy amanecimos peor. Un carro no puede pasar por aquí sin
que se meta el agua a las casas, sentenció Berta.

El responsable del manejo de una retroexcavadora realizaba
trabajos en la zona. Al ver el gran problema de la comunidad decidió ayudarlos.
Con la máquina iba recogiendo agua y llevándola a la vía principal, donde podía
fluir por otros desagües. Sin embargo, habitantes cercanos impidieron la
secuencia.

Sobrevivimos porque nosotros nos ayudamos, detalló Berta.
Las enfermedades, especialmente respiratorias, se han propagado rápidamente.
“Mientras la alcaldía y Gobernación se pelean por política, seguimos
marginados. Deberían unirse de una vez por todas a resolver los problemas de la
zona sur”, replicó Olga Cegarra mientras cubría con un pañuelo su boca por el
fuerte olor.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.