Dayrí Blanco || dblanco@el-carabobeno.com    

Una llamada. Solo eso hizo falta. Eduardo Alemán, director de El Carabobeño está convencido de que el gobernador Francisco Ameliach ha podido evitar el fin de 82 años de historia. Pero su indiferencia pudo más. Mantuvo firme y expresamente su decisión de no destrabar la venta de papel prensa al Diario del Centro y no hay manera de seguir circulando. Esta es su última edición, por el momento. 

Sin hacer pausas antes de responder, sentado en su escritorio, a pocas horas del arranque del motor de la rotativa para la impresión que todos temían, fue tajante y determinante en cada una de sus oraciones. “Nuestro caso es político”, expresó para relatar que la principal traba fue puesta directamente en el Complejo Editorial Alfredo Maneiro (CEAM) por el mandatario regional. 

Se trata de una de las personas con más poder en el gobierno de Nicolás Maduro. “Bastaba con una comunicación telefónica, rápida y concisa, con Hugo Cabezas, presidente del CEAM, para que el proceso de comercialización, suspendido hace exactamente un año se reactivara”. Los intentos de establecer contacto con Ameliach nunca cesaron. Alemán mostró la copia firmada y sellada como recibida en el despacho del gobernador, de una carta de solicitud de una audiencia con el mandatario con fecha del 27 de julio de 2015. La petición nunca fue respondida. 

También hubo otros mediadores. El periodista y personaje muy cercano al Gobierno, José Vicente Rangel, negado a la posibilidad de que El Carabobeño dejara de circular, tuvo la verdad en sus manos. “Hice todas las gestiones posibles, solo falta un detalle, que Alemán se reúna con Ameliach”, pero el solicitado encuentro nunca se concretó. 

Sin doblegar a las presiones 

No ha sido fácil. “Han sido meses angustiantes”, pero las presiones no doblegaron la lucha. En dos oportunidades se manifestó, a manera de indagación, la posibilidad de ofertas de compra de la empresa. “Me preguntaron si existía la posibilidad, y yo antes de que terminaran de hablar les decía que no. Era algo que ni pensaba”. Se trataba de personas con intereses políticos bien marcados.

En reiteradas ocasiones se planteó un cambio de línea editorial. Y esa siempre fue una opción descartada. “Nosotros resultamos ser muy incómodos para mucha gente porque no les gusta lo que publicamos. Pero es solo la verdad”. Hasta consejos de “empresarios exitosos” recibió asegurándole que debía bajar el tono para poder ganar la batalla y prepararse para el momento indicado de obtener la victoria en la guerra.

Financieramente la realidad también ha sido dura. Desde 2013 se mantiene una deuda con dos molinos de papel canadienses. La responsabilidad es del Gobierno que se niega a liquidar las divisas que fueron aprobadas en su oportunidad. 

El legado de Don Eladio

Él estaría orgulloso, aseguró al recordar a su padre don Eladio Alemán. “Nosotros hicimos todo lo posible, mantuvimos nuestra posición firme, la calidad periodística no desmayó y las gestiones para comprar papel se hicieron todas. 

Lamentablemente no pudimos conseguirlo y llegamos a este día”. 

Don Eladio hubiese hecho exactamente lo mismo. Su hijo no tiene duda de eso. Él enfrentó muchos embates contra la libertad de prensa y los superó. También mantendría el optimismo. “Hoy estamos muertos en nuestra versión impresa, pero no acabarán con nuestro deseo y perseverancia para resucitar”, aunque las condiciones actuales no están dadas. “El país no está bien”. 

Ese es el mensaje que envía Alemán a sus trabajadores. Algunos de ellos tendrán que ser sometidos a la suspensión laboral mientras se espera que se concrete algún proceso de compra de papel. 

El resto del personal seguirá adelante con el proyecto de la plataforma digital. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.