COMPARTE

EFE

 El secretario general
de la Unasur, el expresidente colombiano Ernesto Samper, dijo este lunes en
Montevideo que coordina junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de
Uruguay, que preside el bloque hasta abril de 2016, la reunión de cancilleres
solicitada por Colombia para tratar la crisis fronteriza con Venezuela.

“Estamos trabajando activamente con la presidencia pro
témpore de Uruguay para la reunión de cancilleres que ha sido solicitada por
Colombia. Se está encontrando la mejor manera de que puedan concurrir todos los
cancilleres”, informó a la prensa el titular de la Unión de Naciones
Suramericanas (Unasur).

El pasado viernes, la canciller colombiana, María Ángela
Holguín, anunció que dicho encuentro se llevará a cabo el próximo 3 de
septiembre en Quito, sede de ese organismo.

El objetivo es tratar el cierre del principal paso
fronterizo entre Colombia y Venezuela, ordenado por el presidente venezolano,
Nicolás Maduro, con el argumento de combatir el contrabando y a supuestos
paramilitares.

Colombia pretende exponer ante los cancilleres suramericanos
la crisis humanitaria desatada por la deportación de más de un millar de sus
ciudadanos que vivían en el estado venezolano de Táchira, lo que generó un
éxodo masivo de al menos otros 4.000 temerosos de correr la misma suerte.

Poco antes de abrir la reunión del Consejo Suramericano
sobre el Problema Mundial de las Drogas en Montevideo, Samper afirmó que la
Secretaría General de la Unasur “ha venido proponiendo salidas, soluciones
que serán seguramente consideradas por este Consejo de Cancilleres”
solicitado por las autoridades colombianas.

El representante máximo del bloque, quien también es
expresidente de Colombia, manifestó además su “seguridad” de que
“en ese escenario de los cancilleres”, ambos países “van a poder
encontrar una salida a la crisis fronteriza que actualmente está afectando a
muchas personas” de los dos lados en cada uno.

El presidente Maduro ordenó clausurar parte de su frontera
con Colombia el 19 de agosto después de que tres militares y un civil
resultasen heridos en un ataque de supuestos contrabandistas en la zona
limítrofe a lo que sumó, dos días después, el decreto de estado de excepción en
la zona.

El cierre fronterizo fue ampliado a la totalidad de los
municipios que colindan con Colombia del estado Táchira el viernes pasado y se
reforzó la zona con tres mil soldados más en la lucha que mantiene el Gobierno
contra el contrabando y el hampa en la zona.

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219
kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira),
Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño
(Vichada).

El restante se trata de cruces ilegales, muchos de ellos en
zonas selváticas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.