COMPARTE


“La situación es de desprotección y vulneración total” (Foto AFP)

EFE

Unos 3.000 niños han dejado de asistir a la escuela en Asunción debido a las inundaciones provocadas por la subida del río Paraguay, que ha sacado de sus casas a unas 75.000 personas en la capital, según la ONG Plan Internacional, dedicada a la protección de la infancia.

“La situación es de desprotección y vulneración total, hay esfuerzos mínimos, cuando la protección y la educación son básicas para asegurar los derechos de los niños”, manifestó a Efe Juan Manuel Gamarra, director interino de Plan Internacional Paraguay.

Gamarra destacó que un niño falleció recientemente cruzando una avenida donde está uno de los campamentos improvisados construidos por las familias desplazadas

.

Además, otra niña murió en un incendio en su casa en el Bañado Sur, como es conocido el conjunto de barriadas pobres, instaladas al borde del río, que se han inundado.

El director de Operaciones de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Aldo Zaldivar, confirmó a Efe la muerte del niño, arrollado por un automóvil cuando se dirigía a la escuela, aunque aseguró que se trata de un incidente aislado.

Unos 3.000 menores desplazados no van a clase, mientras que el resto asiste a colegios situados en barrios que no fueron afectados, según Plan Internacional.

La ONG teme posibles violaciones de los derechos de la infancia e incluso abusos sexuales de los niños que han tenido que salir de sus hogares.

“Están expuestos en la calle, con adultos que no son de su familia, al tránsito, y problemáticas muy fuertes con el tema del agua y el saneamiento”, alertó la sección paraguaya de Plan Internacional.

Largas avenidas de la ciudad tienen desde hace dos semanas sus aceras copadas por tablones de madera, lonas y cuerdas que pretenden ser refugios o albergues para los damnificados. Los que tienen más suerte están en cuarteles militares o en casas de familiares.

Los desplazados son en su mayoría obreros, campesinos, vendedores ambulantes e inmigrantes rurales llegados a la capital en busca de un futuro mejor, que se asentaron desde hace décadas en las barriadas construidas sin control a la vera del río Paraguay y que ahora temen que sus casas, además de inundadas, sean saqueadas.

Gamarra alertó de que la acumulación de basura en los precarios campamentos esparcidos por calles y plazas de la ciudad puede agravar la situación de los menores.

“Se viene la temporada fría y más lluvia que podría empeorar la situación de los niños, muchísimos perdieron clases”, explicó.

La SEN aseguró que ha prestado asistencia a unas 75.000 personas en Asunción y a un total de 200.700 desplazados en todo el país, ya que las crecidas del Paraguay y el Paraná afectan a ciudades ribereñas de ocho departamentos del país.

El Ministerio de Salud dijo que ha instalado una base temporal de operaciones cerca de los afectados para coordinar 33 centros de salud de la zona y un “móvil-salud”, que se desplaza por distintos puntos.

También ha insistido en que dispone de suficientes medicamentos e insumos médicos para atender a los damnificados.

Tanto la SEN como Plan Internacional creen que la situación se alargará hasta fin de año. Según Zaldívar, el Gobierno paraguayo ha dedicado unos 2,8 millones de dólares a la asistencia de desplazados en las últimas semanas.

Plan Internacional y Oxfam llevan un mes desarrollando un trabajo de prevención de inundaciones en el Bañado Sur en cooperación con la Unión Europea, pero desde hace dos semanas han tenido que pasar de la prevención a la acción debido al aumento de los afectados.

Ambas organizaciones participan con las autoridades en los trabajos de evacuación y asistencia y alertaron de que el vertedero Municipal, ubicado cerca del río, está empezando a ser rodeado por el agua.

“Es un riesgo inminente y una amenaza medioambiental”, añadió Gamarra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.