COMPARTE


Los vecinos quieren que la avenida recupere sus áreas verdes y no esté repleta de basura. (Foto Larry Soto)

Darío Sánchez García || dsanchez@el-carabobeno.com

Vecinos y comerciantes de Vista Alegre, en Diego Ibarra, están cansados de ver los basureros que se forman diariamente en la avenida Libertador por personas inescrupulosas que creen que el lugar es un vertedero de desperdicios.

No se trata de la recolección de la basura, indicó Mari Sánchez. El problema consiste en que no hay conciencia ciudadana en la población, afirmó la comerciante.

Hay que recuperar las áreas verdes de Vista Alegre. Es necesario convivir en armonía con la naturaleza y evitar ser identificados por personas de otros sectores, como vecinos sin educación, insistió Sánchez.

Vecinos de las comunidades de Aguas Calientes no dejan de arrojar basura en la acera de la avenida Libertador porque durante años esta acción no ha sido penalizada por la alcaldía, reconoció Marco Oviedo.

Muchos lugareños responsabilizan de estas acciones insalubres a vecinos de Octava Estrella, El Cujizal y Aguas Calientes, que tienen la costumbre de arrojar cualquier objeto indeseado a lo largo de esta vía.

María Torres, vecina, exhortó a las autoridades a asumir el control y seguimiento de las personas que vierten basura. A nadie le hace bien convivir y tolerar los olores nauseabundos que emanan de los desperdicios.

El panorama ambiental sirve para la proliferación de zancudos, roedores e insectos. Torres indicó que estos dos últimos animales están entrando a las viviendas cercanas a las zonas llenas de basura.

Teresa Carrillo, habitante de Octava Estrella, reconoció que muchos de sus vecinos son responsables de la acumulación de la basura. Aclaró que ese comportamiento no es imitado por todas las familias. “Invito a que todos los que colocan basura en el sitio asuman su responsabilidad”.

Ante la falta de conciencia de los habitantes, otras personas tampoco respetan nuestra comunidad, lamentó Carrillo.

Para Félix Molina el problema no recae en la recolección o no de la basura, sino de la falta de conciencia de la gente. El aseo pasa todos los días, pero una vez que cruza la esquina, las personas vuelven a arrojar sus desperdicios, reconoció.

Molina recordó que hace meses la avenida se mantuvo aseada por la colaboración de residentes durante 15 días. Apuntó que esa acción no fue suficiente porque ahora lo que observan los residentes del sector y visitantes, es desidia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.