COMPARTE


Desperdicios generan proliferación de animales rastreros (Foto José López)

Xulamy Fernández L. || Xfernandez@el-carabobeno.com

Basura amontonada en calles y avenidas se ha vuelto común en el sector Tejerías, en Puerto Cabello. El aseo urbano se olvidó por completo de esta comunidad porteña y la única alternativa que le queda a vecinos es incinerarla en plena vía pública, precisó Fariana Díaz, residente de la comunidad.

Desde hace varios meses el servicio de recolección de desechos sólidos no es constante. Camiones del aseo urbano pueden durar semanas sin recoger los desperdicios, aseveró.

Díaz indicó que ante la acumulación de desperdicios en sus hogares, residentes han optado por arrojar bolsas negras plásticas a reventar de porquería en las aceras, para ver si de esta forma llaman la atención de los representantes del Instituto Autónomo Municipal de Ambiente (Iamproam).

La declarante dijo que en reiteradas ocasiones han hecho solicitudes de limpieza ante el ente ambiental, pero la única respuesta que han obtenido hasta la fecha es el silencio.

La incineración de basura en plena vía pública se ha vuelto una de las medidas más recurrentes para deshacerse de los desperdicios. Al pasar al menos tres semanas, la basura en las aceras desprende malos olores y por ello se procede a la quema, aseveró.

Díaz expresó que no ve solución a esta situación si las autoridades del municipio porteño siguen desconectadas de los principales problemas de las comunidades. Agregó que le parece una falta de respeto la ausencia de respuestas.

Gran cantidad de porquería en calles y avenidas no solo se observa en Tejerías, sino en muchas zonas de Puerto Cabello. Es vergonzoso que el principal puerto del país tenga urbanizaciones tan sucias, precisó.

Inconsciencia

Para Mariana González, lugareña, el hecho de que lugareños lancen sus desperdicios a la calle solo, es una muestra de la inconsciencia del colectivo ante el problema de la basura en la zona.

González entiende la desesperación de sus vecinos al querer librarse de la porquería, pero recordó que las medidas adoptadas ocasionan la proliferación de animales rastreros y mal olor.

Una de las principales dificultades de este tipo de prácticas es que cuando llueve los desechos son arrastrados por el agua y ocasiona que se tapen las alcantarillas. El agua no fluye y las calles se inundan, mencionó.

La dama responsabilizó a las autoridades del Instituto Municipal de Ambiente por la ausencia del aseo urbano. “Exponer denuncias ante el ente, que preside José Parada, se ha vuelto una pérdida de tiempo”.

Tejerías era una de las pocas zonas en Puerto Cabello que no tenía problemas con la recolección de desechos sólidos. Es momento de que el alcalde, Rafael Lacava, escuche al pueblo, sentenció la residente.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.