COMPARTE

AFP

Los venezolanos celebran este domingo unas elecciones legislativas con
tintes de plebiscito para el presidente Nicolás Maduro, enfrentado a una crisis económica que golpea su popularidad, a la
sombra de la cual la oposición cobró bríos.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, dijo
la noche del sábado que la logística
está a punto tras instalarse el 100% de las mesas de votación.

“El
cronograma se ha cumplido desde el punto de vista logístico, jurídico y
tecnológico”,
añadió en rueda de prensa.

Unos 19,5 millones de electores están convocados para elegir a 167
diputados de una Asamblea controlada por el oficialismo

Sin embargo este domingo el panorama podría cambiar radicalmente, pues varias encuestas dan a la Mesa de la Unidad
Democrática (MUD) una ventaja sobre el chavismo en la intención de voto
,
para lograr al menos la mayoría simple (la mitad más uno de los
parlamentarios).

Pero en el sistema electoral venezolano -automatizado- el número de sufragios no necesariamente
refleja la cantidad de escaños debido a un complejo método de repartición.

“El 40%
del electorado (con fuerte componente chavista) termina eligiendo al 60% de los
diputados.
La oposición necesita una
ventaja larga para ganar”,
dijo a la AFP Benigno Alarcón, director del
Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA),
Luis Almagro, llamó el sábado a que las
elecciones y los festejos estén marcados por la tranquilidad e iniciar una
“gran reconciliación nacional
“, según una nota oficial.

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur),
Ernesto Samper, que desplegó una misión de acompañamiento, también instó el sábado a “votar de forma pacífica y masiva”,
según un comunicado.

“Como ya
es costumbre, si hay votantes en fila, que se les permita ejercer su
derecho”,
declaró el expresidente Leonel Fernández, jefe de esa misión, tras
reunirse con Maduro.  

En medio de la veda que rige desde el viernes para la actividad
proselitista, algunos mandatarios
regionales chavistas inauguran obras públicas, mientras que en las calles de
Caracas se sentía poco ambiente electoral. 

Advirtiendo que el chavismo ganará la Asamblea “como sea” para
“radicalizar” la revolución, Maduro
asegura que dará una “sorpresa”.

Aunque ha afirmado que en caso de una derrota se lanzaría “a las calles para defender la revolución”, el
viernes instó a “convertir las elecciones en una fiesta de
convivencia” y reiteró que será “el primero en reconocer los
resultados”.

Por años dividida y convencida de un triunfo tras perder 18 de 19
comicios celebrados en la era chavista, la oposición se presenta con una lista
única de candidatos y la promesa de un
“cambio” que ponga fin a las penurias derivadas de la crisis
económica en el país con las mayores reservas petroleras del planeta.

“Tenemos
toda la razón del mundo para sentirnos optimistas, pero no debe haber margen
para el triunfalismo”,
dijo Jesús Torrealba, secretario de la
MUD. 

Maduro vs Maduro

De ganar una mayoría holgada, la
MUD se plantea una amnistía para sus “presos políticos” y reformas
económicas
, pero también recortar el mandato de Maduro si esas iniciativas
son bloqueadas, mediante una enmienda o un referendo revocatorio.

Los ánimos electorales están marcados por la crisis, a raíz del desplome
de los precios del crudo en un país que
obtiene 96% de sus divisas de las exportaciones del oro negro.

En la última semana, el petróleo venezolano se cotizó en 34,05 dólares
por barril, su mínimo en siete años.

Debido a
ello, en Venezuela,
altamente dependiente de la importación de alimentos y medicinas, se ha generado una aguda escasez de
productos básicos, a lo que se suma una inflación que podría llegar al 200% en
2015
, según cálculos privados. El gobierno atribuye la crisis a una
“guerra económica”.

 Por eso las legislativas se han
convertido en un “plebiscito” en torno a Maduro
, cuya
popularidad, según la firma Datanálisis, cayó al 22%, opina Alarcón.

“Tiene que ver con apoyar o rechazar la gestión, entre electores
pro Maduro y contra Maduro”, considera el analista.

El desenlace de las votaciones ha puesto nerviosos a muchos, que
recuerdan las protestas contra el gobierno que dejaron 43 muertos entre febrero
y mayo de 2014, y a raíz de las cuales fue condenado Leopoldo López, a casi 14
años de cárcel.

Algunos se han lanzado incluso a los supermercados a abastecerse.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.