COMPARTE


Las reservas internacionales están muy bajas. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Dayrí Blanco

La industria petrolera venezolana está en una encrucijada fiscal. La caída del precio del barril ha sido dramática para la economía nacional. El nivel de las reservas internacionales es alarmantemente bajo. No hay dólares líquidos. Todo indica que emprender medidas cambiarias sería improcedente.

El Gobierno tiene que tomar decisiones difíciles. Una devaluación implicaría un gran costo político. Pero de mantenerse el tipo de cambio irracional de 6,3 bolívares se continuará distorsionando la realidad de precios y fomentando corrupción. Desde el Gobierno se ha planteado devaluarlo a 12 bolívares por dólar y lograr mantener Sicad II a 50 bolívares, para intentar bajar entre 80 y 90 bolívares el paralelo. Pero para ello se requiere que exista liquidez en las reservas internacionales.

El alerta lo hizo el economista y profesor de la Universidad de Carabobo, Carlos Ñáñez. El 97% de las divisas que recibe Venezuela provienen de los ingresos petroleros. De los años de bonanza no se ahorró absolutamente nada, “y el Estado no ha efectuado ninguna acción para protegernos de la caída de los precios de la cesta petrolera”.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.